Archive for the ‘Política Opinión’ category

Sanz: “El espíritu reformista debe ser completo”

marzo 29, 2012

 Por Ernesto Sanz, senador nacional por la provincia de Mendoza

 
“Hemos acompañado con satisfacción la presentación pública del anteproyecto de unificación y reformas al Código Civil y Código deComercio.

Se trata de un desafío institucional trascendente, que supera por lejos el mero ámbito de la Academia o el del Foro. Es un aporte a una sociedad civil plural, equitativa, democrática y moderna.

Comotal, es un reconocimiento a la dinámica social que genera, en su interrelación, nuevas figuras, nuevos espacios y nuevos derechos.

Bienvenidas las leyes que recojan estos desafíos.

“Sabemos que también existe la decisión política de avanzar en la redacción de un nuevo Código Penal que repare el desguace producido en losúltimos 20 años, fruto de reformas legislativas no siempre eficaces y muchas veces violatorias de los principios de sistematicidad y congruencia que deben abonar la materia penal. Estaremos allí también acompañando esa decisión para transformarla en ley.

Ahora bien, ojalá este rumbo reformista alcance  a una asignatura pendiente que, valga la paradoja, tuvo a este mismo oficialismo como impulsor.

Nos referimos al Código Procesal Penal Nacional, cuyo proyecto fueelaborado durante más de un año (2005 / 2006) por una comisión dejuristas y legisladores y presentado al Poder Ejecutivo Nacional en2007.

“Resulta incomprensible que a 5 años de aquel episodio, el mismo Gobierno lomantenga en el olvido sin ningún tipo de explicación.

“No quisiéramos pensar que el espíritu reformista se desvanece cuandose trata de meter mano en un ámbito de la justicia donde el actualsistema no parece el más adecuado para luchar contra la impunidad”.

Anuncios

Asesinato de Khadafi: convenciones internacionales a la deriva

octubre 27, 2011

La OTAN deberá afrontar una demanda por crímenes de guerra contra Kadafi

 La motivos de la denuncia radican en que,”el homicidio de Kadafi muestra que los Estados miembros no tenían intención de proteger a la población, sino de derrocarlo”, asegura la familia. Afirman también, que los disparos mortales fueron de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que comandan Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania, principalmente.

 Muamar Kadafi, que durante más de 42 años dirigió Libia, fue capturado el 20 de octubre cerca de la ciudad de Sirte; muerto a balazos en circunstancias que todavía siguen confusas. Por este motivo, la familia estudia demandar ala OTAN por “crimen de guerra” ante la Corte  Penal Internacional (CPI) de La Haya.

 
“El homicidio voluntario está definido como un crimen de guerra por el artículo 8 del estatuto de Roma de la CPI”, indicó el abogado demandante Marcel Ceccaldi. Pero todavía no definió cuándo presentará la demanda.

El Consejo Nacional de Transición (CNT), que reúne a las nuevas autoridades libias afirma que el ex dirigente murió de un balazo en la cabeza durante un tiroteo. Pero testimonios y videos grabados, de su detención lleva pensar que fue víctima de una ejecución sumaria.

 

La demanda debería apuntar a los “órganos ejecutivos de la OTAN que fijaron las condiciones de la intervención en Libia”, a los responsables de las decisiones y a los jefes de Estado que participaron en la operación militar, afirmó Ceccaldi.

“Enséñenme a un solo presidente europeo o americano que no haya viajado a Libia o que no haya firmado algún acuerdo” con Kadafi, desafió el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad -enemigo de Estados Unidos, de Israel y de países poderosos de Occidente-, durante un discurso. También acusó a las potencias occidentales de matarlo “para que no hablara, al igual que hicieron con Bin Laden” y para “saquear” las riquezas petrolíferas de Libia

 

Otro caso similar, fue justamente el de Osama Bin Laden, muerto el 2 de mayo del 2011, para terminar con el terrorismo que amenazaba a Estados Unidos.

 

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, a quien el Instituto de Noruega reconoció sus “esfuerzos por una diplomacia multilateral” y su “visión de un mundo sin armas nucleares” -condecoraciones que le valieron un Nobel de la Paz- aseguró que al dictador libio “le dimos amplia oportunidad y él no la aceptó, y ,obviamente,  nunca es grato ver a alguien llegar al tipo de fin que él tuvo”, sostuvo el presidente norteamericano.

 

Al parecer Obama, en el momento de sus declaraciones, no tuvo en cuenta las convenciones internacionales, que reconocen el derecho de cualquier acusado de crímenes contra la humanidad a un juicio justo; ya que con una advertencia bastaba.

 

De hecho el fin de Kadafi ha impedido quela Corte Penal Internacional, que es el tribunal independiente, permanente y universal encargado de investigar y juzgar los más graves crímenes internacionales, pudiera cumplir con su función.

 

Es interesante lo que un título, como el de “Nobel de la Paz”, puede permitir a una persona. No sólo se tiene la libertad de largar advertencias a diestra y siniestra (por no decir siniestro); sino que además se puede pasar por alto a las  autoridades y los países para poder  intervenir en sus gestiones.

 

Así el primer ministro del Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia, Mahmoud Jibril, dijo: ‘Para ser honesto con usted, a nivel personal me gustaría que estuviera vivo. Hubiera querido saber por qué le hizo esto al pueblo de Libia’.  Jibril aparentemente deseaba la captura de Kadafi a fin de someterlo a juicio por los crímenes cometidos durante sus 42 años de dictadura.

No es novedad, la situación internacional es complicada y hoy más que nunca hay que aprender jugar al T.E.G. con las armas apropiadas.

 

Ahora, como otro capítulo del actual panorama del Cercano y Medio Oriente, el presidente Barack Obama le exige a Egipto  que ponga fin a su régimen de emergencia.¿Al egipcio le convendrá obedecer?

Sofía Senosian (CTMG)

Del voto a la historia. Elecciones: valoración o menosprecio

octubre 26, 2011

Por Gabriel Mancuzo (CTMG)

Una de las condiciones impuestas por los cánones del periodismo es la relevancia de la magnitud. Un hecho es noticiable, entre otras cosas, cuando involucra a un gran número de personas. El domingo, nuestra presidenta protagonizó el acto ensayado en Agosto, con un 53,8 por ciento de los votos. Más allá del color ideológico al que pertenece este periodista, no deja de conmover la masividad histórica de estas elecciones. Y¿ la tercera será la vencida? No es posible concluirlo, teniendo en cuenta las inflexiones que el destino político les depara a nuestros gobernantes.

La Presidenta superó la marca de Raúl Alfonsín en 1983: se hace así un lugar entre los principales registros históricos de Juan Perón, tres veces presidente de la Argentina. y contará con una Cámara de Diputados con 116 legisladores y 19 que le son fieles, para tener en total 135 votos a favor a la hora de plantear leyes.

Posiblemente usted estará renegando del nefasto futuro que cuatro años más le darán a nuestro país; o tal vez se encuentra feliz de estar bajo el cielo “cristinista”. Esta reflexión va para ambas posturas: el día de ayer estará resaltado en los futuros párrafos de nuestra historia, nos guste o no. Es típico de nuestra idiosincrasia no valorar la gloria, cuando nos ajena. Pero los buenos competidores saben aceptar una derrota, por apabullante que sea. 

Quizás,  el instinto de quienes vivimos de la información se gratifica de hechos extraordinarios, y por eso nos gusta participar y enaltecer estos momentos. Contradictorio sería entonces que se me juzgue de peronista o  kirchnerista, lo que pretendo es que la noticia no le “resbale”, que sea consciente de que está siendo partícipe de un gobierno que pretende quebrar el récord fijado a principios del siglo XX, por los radicales( llegaron a la marca de 14 años en el poder ).

Es importante recordar estos días, para poder  dar, en el futuro, un relato, un testimonio detallado de lo que fue la mejor decisión del pueblo argentino, o la peor decisión por goleada.

Nos esperan cuatro años de un solo color político, por decisión de la mayoría, otra vez nos encontramos frente a la oportunidad de poner a prueba una vieja hipótesis, y poder reencontrarnos en el 2015 para discutir, por mi parte, cuando llegue ese día razonaré: ¿Los pueblos se equivocan?

Cristina Fernández de Kirchner, en Luzuriaga, Mendoza, durante la campaña (Foto: Arbia)