Archive for the ‘Fútbol’ category

Vuelve el superclásico copero

noviembre 11, 2014

La semana anterior, se disputaron los partidos que definieron los semifinalistas de la copa Sudamericana. Por un lado, River enfrentó a Estudiantes y por el otro, Boca Juniors se cruzó con Cerro Porteño.

Los millonarios, habían superado por 2 a 1 al Pincha en el partido de ida y lo hicieron con el mismo resultado en el partido de vuelta. En un partido complicado, el “millo” se impuso con buen juego, y pudo ser el clasificado para esta semifinal que viene cargada de folclore.

En cuanto a Boca Junios, que había conseguido un triunfo por sólo un tanto en el partido de ida, superó a Cerro Porteño por 4 a 1 en el partido de vuelta y se consagró semifinalista de una de las copas más importantes de Sudamérica.

Las estadísticas entre los dos equipos en los Torneos Internacionales, comienzan desde el año 1966, y le dan al Xeneixe una ventaja de 4 partidos, al haber ganado 10 encuentros mientras que 6 fueron para River, y en 8 ocasiones, empate.

River necesita ganar para cerrar un año de triunfos y de buen desempeño, y Boca busca la clasificación directa a la Copa Libertadores.

Las hinchadas ansiosas, ya comenzaron con la preparación y la previa de los partidos que se jugarán el jueves de la próxima semana en la Bombonera y, luego,  en el Monumental.

Volvió el Superclásico copero, y dos partidos más se suman a la historia de los dos clubes más populares de la Argentina. Y retornan de copas de la mano de dos exjugadores ambos clubes: Gallardo y Arruabarrena. Los fanáticos del fútbol, podrán volver a vivir una semifinal en un Torneo Internacional.

A.O.

LOS HORARIOS

Los partidos entre Boca Juniors y River Plate correspondientes a las semifinales de la Copa Sudamericana se jugarán el jueves 20 y el 27, ambos a las 20.45, según confirmó hoy la Conmebol.

El jueves 20 se jugará el partido de ida en el estadio La Bombonera de Boca Juniors, a las 20.45. Mientras que el jueves 27, el partido de vuelta de la semifinal se dará en el estadio Monumental, también a las 20.45.

River accedió a la semifinal después de eliminar a Estudiantes de La Plata con un resultado global de 5-3, mientras que Boca hizo lo propio con Cerro Porteño de Paraguay por 5-1.

 

Anuncios

Yo estuve en Camp Nou: pasiones diferentes

noviembre 10, 2014

Barcelona 0 – Celta de Vigo 1. Así terminó el partido disputado en el Camp Nou, ubicado en la ciudad de Barcelona, el sábado 1 de noviembre. Tuve la suerte de poder estar allí, en un asiento ubicado a tan sólo 15 metros de la esquina del córner donde patearían los mejores jugadores del mundo.

Debo decir la verdad, en un principio la idea de asistir a la cancha me encantaba (a nivel futbolístico) pero también me chocaba. Los argentinos creemos que por agitar más banderas, y por cantar más canciones en la popular, nuestra pasión es mayor. Yo también lo creía, y no sabía si cuando estuviera allí iba a sentir lo mismo que cuando voy a ver un Boca-River.

Tomé el metro desde donde estaba alojada hasta la cancha. Vi que a medida que las paradas iban pasando, el metro se llenaba de familias vistiendo la azul y rojo. El escudo de Barcelona había teñido al metro de sus colores, pero todavía me parecía raro que nadie hubiera entonado alguna especie de cántico o alabanza para ambientar la situación. También sentía una especie de miedo al ver tantos niños chicos. Hay que reconocer que, acá en Argentina, es difícil poder asistir con niños a la cancha, y más que difícil, peligroso.

Al llegar a la cancha, sólo 30 minutos antes de que el encuentro comenzara, enseñé mi entrada y en 2 minutos aproximadamente, ya estaba dentro. Ese estadio inmenso, gigante, estaba frente a mí como tantas veces un futbolista lo sueña. Me dirigí hacia la boca 32 que era donde se encontraba mi asiento, ya casi preparándome para el “cacheo” al cual estaba acostumbrada, con la mochila abierta ya lista para la inspección y con toda la euforia por ver el espectáculo. Al llegar, corroboraron mi entrada y simplemente pasé a ubicarme. Me quedé esperando el policía que inspecciona la mochila, y que te pide que te saques las zapatillas para ver si tenés algún encendedor escondido que puedas tirarle a un jugador.

En las filas, se encontraban empleados del Club local, que acomodaban a las personas en sus localidades, tal como en el teatro. Allí vi por primera vez esa magnífica cancha, donde todo colabora para que vivas emociones únicas: la iluminación, las pantallas, la gente, el kiosco que te vende la cerveza, los pochoclos. Si, pochoclos en un partido.

El partido comenzó,  y yo esperaba alguna entrada triunfal de la barra brava, pero como a los 15 minutos del primer tiempo, me di cuenta que no existía tal cosa allí. Se escuchaban aplausos, aliento, pero no como el que escuchas en la Bombonera. Ahí el espectáculo es el fútbol.

Uno se imagina que al decir estas cosas, Barcelona no tiene hinchada, no tiene pasión por el fútbol… pero, todo lo contrario. Es una pasión que se comparte en familia. Una pasión que viven personas jubiladas. Una pasión que es casi religiosa. Todos los domingos o sábados que el Barcelona juega de local, los 99.000 lugares que hay en el Camp Nou, se encuentran cubiertos.

Claro, si me faltó el rito de la 12. Me faltó la bandera gigante, me faltaron los disfraces, los cánticos, los papelitos. Pero me tocó estar sentada en un lugar donde a mi derecha se encontraba un catalán, y a la izquierda un hincha del Celta. Los 3 discutíamos durante el partido, 3 opiniones diferentes que podían cruzarse en una platea sin que nada pasara. Entonces caí en la cuenta de cómo hemos degradado al fútbol. De que estamos pendientes de lo que hace la hinchada, de lo que el otro me grita para poder retrucarle. Que ni siquiera dos hinchadas pueden estar separadas de norte a sur, porque igual hay problemas, incluso dentro de la misma popular. Es el “plus” de nuestro fútbol… la violencia… la misma que hizo que con mi viejo no pudiéramos disfrutar de otro encuentro más desde la popular de Boca, y de cualquier otra hinchada. Esa misma violencia que deja víctimas todos los meses. La misma que los clubes acrecientan cuando las barras se apoderan de algún puesto directivo. La violencia que hace que los niños no vivan la pasión… pero la pasión linda del fútbol… esa que viví en el Camp Nou.

No sentí miedo de ir a la cancha. No sentí el miedo que tengo acá, donde la violencia se ha apoderado del fútbol. No sentí el miedo de no volver a mi casa a saludar a mi mamá. No sentí la necesidad de esconder mi celular, o de colocar mi mochila delante, o de no llevar billetera. Me sentí bien… aunque me faltaron las trompetas, los bombos. Viví mi pasión, y la que tantos tenemos, disfrutando de lo que verdaderamente es el fútbol. Ojalá pudiéramos dejar de lado las diferencias, y poder disfrutar de un partido como los de antes… mezclar las pasiones, los cánticos con la tranquilidad, la seguridad y el amor por los colores. Estoy segura, de que tendríamos el mejor espectáculo del mundo.

Agostina Osaderuk (CTMG)

Volvió un clásico de Guaymallén, y fue para el “Boli”

octubre 1, 2014

 

10687055_953509464665039_6136514375777543609_n
Fotografía: Prensa Club Deportivo y Social Guaymallén – Fotógrafo oficial, Fernando Martinez

Desde chica iba a la cancha. Desde  lunes con mi papá esperábamos que fuera domingo para caminar 8 cuadras hacia la cancha del Deportivo Guaymallén, en Rodeo de La Cruz. Era como todos los chiquititos, cuando esperan año tras año a que llegue la Navidad. Ya el 26 de diciembre están pensando en qué pedirán el año siguiente. Así era cada lunes.

En ese momento no podía ver las jugadas, era muy chiquita. Casi tenía que pedirle a mi viejo que me levantara para poder ver a los jugadores que me parecían estrellas. O por debajo de las banderas me acercaba a ver por algún espacio que hubiera entre el alambrado. El alambrado que dividía a los que saltábamos, con los que corrían la pelota. Así como una especie de ruptura del suelo. Estábamos tan cerca, pero tan alejados. Pero así alcanzabamos a ver, muy poquito, pero veíamos. El blanco, verde y rojo salía desde el camarín a comerse la cancha. Siempre así. Era como ver una película, esa del perro que metía goles. La misma esperanza.

Y ahora estaba ahí. Nuevamente remontando a la infancia. Volví a ver el clásico… Guaymallén – Atlético Argentino… El Boli vs el Cacique. Desde el 2008 no se jugaba este partido… este clásico que se esperaba con tantas ansias cuando yo era pequeña. Recuerdo, que ese último partido había estado ahí, en el mismo lugar de siempre… Guaymallén ganó ese partido por 3 sobre 2.

La gente empezaba a llegar… la barra brava armó su “nuevo equipo” e hizo que esa popular volviera a brillar, a brillar por su música. Esa música que no es precisamente una orquesta… pero es un coro constante de voces que están unidas por una pasión. Desde las 14, la gente empezaba a poblar esas gradas, ¡Cuántas banderas! 10, 15… no las podía contar. Para ser un partido del Federal B había más banderas que jugadores en cancha.

Volví a mi niñez cuando vi cómo iban llegando las familias… los amigos. Me encontré con varios de los chicos con los que jugábamos los picaditos en el barrio. Hasta mi primo estaba ahí, en la platea. La cancha estaba repleta de tricolores. Sólo las gradas visitantes estaban vacías. Eso no lo recordaba… No era así… Me acuerdo de las banderas albicelestes colgadas en los alambrados, y de los cantitos entre hinchadas… que se convertían en el folklore argentino del fútbol… Qué lindo era.

¿Sabrán todos esos chiquitos que estaban presentes, que el fútbol era de dos pasiones que se juntaban en un encontronazo que se unía solo por una razón… la pelota en el piso, y los arcos contrincantes? Espero que si… porque eso es lo que me enseñó mi viejo, lo que me enseñó la cancha…

Y salieron los dos equipos de la cancha. La gente del Deportivo Guaymallén había preparado una fiesta. La hinchada cantaba más fuerte que nunca y los papelitos volaban como los deseos de ganar ese partido que se esperaba hacía tanto tiempo. Toda la línea estaba repleta de recortes blancos, verdes y rojos que los mismos jugadores tuvieron que sacar para poder comenzar. Fuegos artificiales, petardos. Los dirigentes habían predispuesto dos bombas de papeles para que estas explotaran cuando los jugadores salieran de los camarines, y así fue. Mientras que Atlético Argentino se ligaba los insultos, la gente de Guaymallén recibía solo aplausos y frases de aliento.

Benítez dio el pitazo inicial, y la pelota empezó a rodar como perdida. No sabía dónde pararse, dónde rodar… Ninguno de los dos equipos lograba bajarla, ponerla ahí donde se siente tan cómoda, en el pie. Franco Moreno parecía no saber si se encontraba en la cancha, jugando un clásico o si estaba en un entrenamiento practicando a pegarle al arco, sin que le saliera siquiera una posibilidad.

Ninguna clara para nadie. Me hizo acordar a ese partido Irán – Nigeria, en el mundial 2014. Partido aburrido, la pelota giraba en la defensa, de los dos lados. Guaymallén era más ambicioso… pero de nada sirve la ambición cuando no se tiene con qué.

La gente cada vez estaba más ansiosa. Y para no estarlo. Primer partido tras todo el cambio, de local y encima un clásico de ese nivel. Un equipo nuevo. Era como toda la hinchada de Boca cuando se jugaba el superclásico. Esos cantitos, esos papelitos. Igual, pero con menos gente. Hasta me animo a decir que fue una “mini bombonera” tricolor. La hinchada se venía abajo. Los bombos sonaban cada vez más fuerte y el Guayma parecía no ser tocado por estos regalos que da el fútbol. El partido seguía como si nada. Ya iban 23 minutos del primer tiempo y cada vez la agresión y las ansias de ganar se notaban más en el campo visitante, tras una amarilla a Marcos Torres.

Pero tras esta amonestación, el Boli pareció destaparse y salir a la cancha como un león. Y tras un tiro libre de jugada preparada mal ejecutado por el tricolor, Argentinos se aprovechó y marcó el primer y lo que sería el único tanto de la tarde. Fue un cabezazo claro y directo al medio del arco, que dejó sin nada que hacer a Gonzalo Gomez que se quedó bajo los tres palos como desconcertado. La primer llegada clara para que Sumaci pudiera hacer eso que tanto le gusta, 3 morteros seguidos festejando este gol que le daría el triunfo del clásico de Guaymallén.

Desde ese momento el Cacique no se pudo recuperar. Y como es de costumbre, el partido se tornó mucho más aburrido. Pelotazos, siempre por arriba, nunca por abajo. A Guaymallén se le “cayeron las ideas” y comenzó a emprender un camino que no tenía retorno. Osurak y Moreno no podían entenderse, y a pesar de que el tricolor tenía más ambición y posesión del balón, no se podía encontrar el camino para lograr el empate. Así Guaymallén se iba al entretiempo, cabizbajo, pero con la esperanza de salir los segundos 45 con más hambre de gol.

Tras el descanso, el local entró un poco más ordenado, pero los minutos seguían pasando, como si el marcador no entendiera que Guaymallén necesitaba más de 45 minutos para encontrarse en la cancha. Una vez un gran técnico dijo:  “El secreto de un buen equipo está en el orden, que todos sepan lo que hay que hacer”. Pep Guardiola tenía razón… sólo que al Cacique le faltó la parte de “saber qué hacer”. Tenían la pelota pero les faltaba claridad.

A los 38 minutos, Franco Moreno perdió la posibilidad de convertir el gol del empate, luego de un buscapiés que no alcanzó a empujar hacia el arco, teniendo los 3 palos para él solito. Quién iba a pensar que ese gol no iba a ser gol. Tal vez nadie tomó la dimensión de que eso cambiaría la historia. No sólo de este partido, sino de los siguientes. Esto, debilitó aún más a Guaymallén. A pesar de que Gonzalo Gómez, atajó un penal hacia los 40 del segundo tiempo el tricolor no levantó cabeza y Benítez marcó el final del partido, dándole la victoria al Boli.

Si hubieron papelitos, explosiones, puños cerrados, besos en la camiseta… pero solo de un lado… y encima, fue del visitante, querido Fontanarrosa. Qué bien lo graficaba esa primera nota en El Gráfico, cuando debutaba el Negro en la revista tras un Boca – River. Era como si sus palabras fueran -la pasión por el fútbol-. Como si la pasión pudiera ser descrita a la perfección. Como si el corazón tuviera palabras. Y encima, el visitante no pudo disfrutar de esto…

La verdad, no quería ni pensar en el partido. Pero… volví a ver el clásico. La gente lo volvió a disfrutar. Me hubiese gustado que fuera con la hinchada visitante, así le poníamos emoción a los cánticos. Pero ahí estaba, en el mismo lugar donde me sentaba de chica. No me fui con una sonrisa porque ganó el Tricolor. Me fui con una sonrisa porque disfruté de un espectáculo más. Esta vez fue de Argentins, que le ganó 1 a 0 al Cacique en su propia cancha de Rodeo de la Cruz,  el “Hugo Alastra”. Igual, me quedaría escribir sobre algún Boca-River, así vale mi homenaje al Negro Fontanarrosa… que ayudó a que mi boca tenga palabras para describir la pasión por el fútbol… o por lo menos, para contarles un poquito.

Agostina Osaderuk (CTMG)

Lobo de Mendoza x 2

junio 9, 2014

GyE Mza

El Lobo del Parque ascendió al Argentino A tras una gran victoria frente a Unión Aconquija.
Gimnasia y Esgrima de Mendoza venció 3 a 1 al equipo catamarqueño con goles de Corvalán, Navarro y Peinado. El gol transitorio de la visita lo marcó Ledesma. El Victor Legrotalie estuvo colmado y a pura fiesta.
El equipo dirigido por el “Toti” Arias logró, ayer, el tan ansiado ascenso al Torneo Argentino A. Mostrando un gran dominio de la pelota y un gran juego venció a los catamarqueños en el estadio Victor Legrotaglie, que estaba plagado de miles de hinchas blanquinegros.
El Lobo salió a la cancha y dio todo. En el primer minuto de juego, Corvalán puso el 1 a 0. Luego, en el minuto 4, fue expulsado Brandán y Gimnasia quedó con un hombre más y un panorama muy favorable.
Con un gran juego y dominio del balón el Blanquinegro atacaba pero no lastimaba ya que no podía estirar la diferencia y una de las causa era la gran tarde que tuvo Pombo, el arquero visitante, que tapó muchas pelotas.
En el complemento, el Lobo seguía jugando igual: atacando. Parecía que todo estaba hecho pero para poner suspenso, Ledesma anotó de cabeza para la visita en el minuto 26 y se puso 1 a 1. Pero no duró tanto la paridad ya que Navarro convirtió cinco minutos después y puso el 2 a 1. El Victor Legrotaglie era puro delirio de la hinchada.
Cerca del final, hay penal para el Lobo que ejecuta Oga y ataja Pombo, pero el reboté lo agarra Peinado que la mandó adentro del arco. En ese momento se sentenció el partido y ya estaba todo el esfuerzo hecho. Solo faltaba esperar que el árbitro pitara y diera por terminado el partido.
El Victor Legrotaglie fue una fiesta, alegría, lágrimas porque el Lobo ascendió al Argentino A jugando de maravilla, exponiendo un futbol exquisito y siempre jugando con garra y corazón.
Ahora el equipo solo tiene que festejar y descansar. ¿Y quién dice que el Lobo del Parque no puede llegar al Nacional B?
Gabriel Perotti (CTMG)

EL ESPERADO ASCENSO
Gimnasia y Esgrima venció en el Victor Antonio Legrotaglie por 3 a 1 a Unión de Aconquija de Catamarca y, tras el 0 a 0 en la ida, logró ascender al Torneo Argentino A. Los goles del encuentro fueron anotados por Corvalán, Navarro y Peinado para el local, mientras que Ledesma había convertido el empate transitorio para los catamarqueños.
El reloj marcaba las 14 del domingo y un estadio repleto estaba preparado para recibir al Lobo con la ilusión de volver al torneo más federal del futbol argentino. Ya no había tiempo para hablar ni del papel de los árbitros, ni de denuncias, era la hora de que la verdad se viera plasmada en la cancha.
Y fue el equipo blanquinegro el que salió a comerse la cancha desde un principio demostrando aquel fútbol que lo llevó a ser el mejor equipo del torneo. Apenas iba un minuto de juego y una genial triangulación entre Oga, Peinado y Amaya culminó en un gran pase de este último para Marclay quien desbordó por la izquierda y envió un centro que fue capitalizado por Corvalán, desatando la alegría en las tribunas.
Las cosas se volvieron más favorables cuando a los 4 minutos Brandán, el diez de la visita, se fue expulsado por una infantil agresión sobre Benítez.
Parecía que todo estaba a favor de Gimnasia que tuvo la mayor posesión y controló las acciones del primer tiempo pero se encontró con un Unión bien parado y se fueron al descanso 1 a 0.
El segundo tiempo fue más de lo mismo, el Lobo atacaba y tenía las chances más claras pero le faltaba de precisión en los metros finales. Para peor, en el minuto 26 Ledesma entró solo en el centro del área y de cabeza decretó el empate para la visita. Sin embargo el equipo de Arias no agachó la cabeza e insistió con su filosofía de toque y buen juego y a los 30 minutos,tras una gran pared con Taborda, Oga quedó mano a mano y le cedió el balón a Navarro que decretó el 2 a 1.
Gimnasia creció en confianza con el segundo gol y tuvo varias chances de ampliar el marcador pero se encontró con un arquero visitante inspirado. Fue en el minuto 41 cuando Navarro entraba al área para definir y fue tomado por Villagra, penal para Gimnasia que fue contenido por Pombo pero en el rebote apareció Luciano Peinado para convertir y darle tranquilidad a todo el estadio.
Tras el partido se desató la alegría. Los hinchas invadieron la cancha y festejaron junto a los jugadores el ascenso tan esperado por el pueblo mensana.
Gabriel Matías Pedemonte (CTMG)
Foto: oocities.org/Internet

La fiesta de River

mayo 22, 2014

River Plate campeón: festejo y alegría
Tras 6 años sin ganar un campeonato, dejando atrás la mancha negra que significó el descenso en 2011 y luego de un año en primera con campeonatos aceptables vuelve a ser River el campeón del fútbol argentino.
Los hinchas tenían el grito atravesado de tantos años de sufrimiento, de malas gestiones administrativas que vaciaron el club y lo dejaron prácticamente en la ruina con un déficit impresionante.
Fue un campeonato mediocre desde lo futbolístico, River fue el mejor con poquito. Sin dudas no ha sido el mejor desempeño del club, pero este triunfo va más allá de eso, su importancia se debe a la alegría de los hinchas después de varios años de sufrimiento.
Cristian Ledesma, uno de los más veteranos de River, hizo el 3-0 con un verdadero golazo y, mientras la pelota se metía en el ángulo los hinchas veían cada vez más cerca el triunfo. “Lloré mucho, creía que nunca iba a hacer un gol pero increíblemente entró”, dijo el jugador millonario. También se recibió a sus compañeros: “Yo soy agradecido a mis compañeros, sin ellos no podría estar hoy jugando”. Y resaltó que el título lo consiguieron con mucha humildad, mucho sacrificio y mucho respeto hacia el trabajo.
Los festejos en el estadio fueron increíbles. Las luces de todo el ¨Monumental¨ se apagaron dejando ver los flashes de miles de fanáticos que querían conservar en imágenes un día memorable. Hubo fuegos artificiales que acompañaron al colectivo descapotable mientras daba la vuelta por la pista de atletismo y varios reflectores iluminaban el cielo de Núñez y las tribunas del estadio. El festejo fue innovador y estuvo a la altura de las circunstancias. Los asistentes, en general, tuvieron buena conducta y no hubo incidentes.
En nuestra provincia los fieles seguidores del equipo millonario no se quedaron fuera del festejo que se estaba dando en todo el país. Una considerable cantidad de hinchas se acercó al la intersección de la peatonal Sarmiento y la avenida San Martín, ayer por la noche, para celebrar el ansiado triunfo. Se pudo ver a familias enteras con camisetas de River y banderas, coreando canciones triunfales.
El festejo se desarrolló con tranquilidad y culminó con una caravana roja y blanca que desfiló por la principal calle mendocina.
Paula Gil (CTMG)

Fútbol femenino: Tamesé, con el oro

mayo 20, 2014

)futbol femenino

El torneo femenino “Pase a la Red” concluyó su segunda edición a puro festejos
El torneo dio comienzo el domingo 16 de febrero de 2014 con un total de 12 equipos, los cuales fueron distribuidos en dos zonas: “A” y “B”, quedando distribuidos de la siguiente manera:

ZONA “A” Zona “B”
Canarias “A” Canarias “B”
Villanueva “A” El Defe
Larguest Villanueva “B”
Real Madrid Suripantas
Tamesé Deportivo Dorrego
Villanueva “C” Taco Aguja

En cada partido, los equipos fueron creciendo, mejorando, demostrando lo mejor de sí y dejando al descubierto sus ganas de llegar a la final, así domingo a domingo quienes asistían a los partidos pudieron disfrutar de buen futbol.
Luego de 8 fechas y dos interzonales, TACO AGUJA, CANARIAS “B”, EL DEFE Y TAMESÉ fueron los primeros quipos en llegar a la instancia semifinal de la copa de plata y oro respectivamente. Las rivales de ambos trofeos se definieron mediante el cruce de los cuatro equipos con más puntos en la tabla de posiciones de fechas regulares, ellos fueron DEPORTIVO DORREGO, SURIPANTAS, CANARIAS “A” Y REAL MADRID.

Luego de haberse jugado los 4 partidos de semifinales el día 11 de mayo, se dieron a conocer los equipos que llegaron a las finales, la copa de plata fue disputada entre TACO AGUJA y CANARIAS “A” y la de oro por EL DEFE Y TAMESÉ

Además de las finales, ese mismo día, se jugó el “Partido de las Estrellas”, los equipos fueron armados por convocatoria de jugadoras destacadas de los grupos que quedaron afuera en ronda de semifinal.

Luego de las 22 horas del domingo 18 de mayo, con todos los partidos ya jugados, comenzó la entrega de premios en la cual se reconocieron, además de los puestos, capacidades individuales, esfuerzos, méritos y juego limpio.

RECONOCIMIENTOS
* Primer puesto de la copa de oro: Tamesé
* Segundo puesto de la copa de oro: El Defe
* Primer puesto de la copa de plata: Canarias “B”
* Diploma a cada una de las jugadoras del partido de las estrellas por destacarse en sus equipos de pertenencia.
* Trofeo a la labor del árbitro: DARÍO “LAFO”
* Trofeo valla menos vencida: IVANA ROBLEDO. (El Defe)
* Botín a la goleadora: COLO (El Defe)
* Jugadora destacada del torneo: (Tamesé)
* Entrenador destacado del torneo: CHENCHO GUILLOT (Deportivo Dorrego)

Yanina Di Paolo Soto (CTMG)

Godoy Cruz x 4

mayo 20, 2014

CORAZON DE PRIMERA
fotos-Godoy-Cruz-Racing-Telam_OLEIMA20140518_0171_8-640x300
Llanto. Emoción. Garra. Son algunas de las palabras que podrían usarse para describir el último domingo del fútbol argentino para los “tombinos”. Godoy Cruz soñaba con su permanencia en primera. Y lo logró. En un partido de intensa ansiedad, el “Tomba” superó a Racing por 2 a 1.
Las cosas se tornaban difíciles para el equipo bodeguero ya que finalizando el año 2013, Martin Palermo, a pesar de su predisposición y táctica de juego, se retiraba del club como DT y dejaba a Godoy Cruz en los últimos puestos de la tabla de descenso. Fue entonces que Jorge Almirón tomó la posta del equipo, y trabajó arduamente para conseguir los primeros puestos del campeonato.
Era un desconocido para los mendocinos, pero de a poco se fue ganando la confianza de su gente. Los hinchas del Expreso, comenzaron a sentir un aprecio y hasta admiración por cómo el nuevo DT iniciaba también una nueva era en el club.
Ya en el primer partido, a pesar del resultado, se planteó un equipo diferente al que venía jugando. Almirón, tiene visión como entrenador y preparó al equipo de la mejor forma para que hoy, Godoy Cruz, sea el número 4 del fútbol nacional
A medida que las fechas pasaban, Godoy Cruz seguía soñando, y avanzaba en los puestos, siempre manteniendo la frente en alto y los primeros puestos. Ya hasta resonaba en la cabeza de sus jugadores la palabra “campeón”. Los hinchas se ilusionaban.
Pero la suerte jugó en contra, y cuando el equipo más debía meter, se produjo un bajón que le costó el campeonato. Un empate al final de la hora, un partido dado vuelta, hicieron que Godoy Cruz se bajoneara anímicamente y perdiera la posibilidad de tener el título.
Sin embargo, los seguidores y el DT se encargaron de que las cosas fueran más fáciles y el bodeguero comenzó a ganar nuevamente. La punta no estaba lejos pero no podía dejar de pensar en la tabla de los promedios para el descenso y salvarse de caer otra vez en la B Nacional
Con esperanza, una pisca de suerte y el aliento de la hinchada que los seguía a todos lados, el Tomba soñaba con quedarse en primera.
Y fue así que llegó el último partido. Domingo 18 de marzo. Los equipos que estaban en lo más profundo, hundidos en la tabla de promedios, jugaban a la misma hora, dándole al fútbol un final emocionante. A las 15, comenzaron los tres partidos. Atlético Rafaela-Arsenal, Colón- Olimpo y Godoy Cruz-Racing.
Ni los agónicos goles de Rafaela y Colón pudieron empañar esa fantástica fiesta de azul y blanco. La de un Expreso de Primera. La operación triunfo estaba consumada. La escalera a la fama se estaba ascendido peldaño a peldaño.
Luego de los 90 minutos, ya estaba definido. Godoy Cruz ganaba 2 a 1, mientras Rafaela se imponía por 2 a 1 ante Arsenal y el sabalero, Colón en el último minuto daba vuelta el marcador y marcaba el 2 a 1. Los 3 equipos con los mismos resultados. Así, Godoy Cruz se salvaba, ante un final lleno de nervios.
Ya en la cancha resonaba “Jugadores, jugadores, los venimos a alentar, porque el Tomba es de Primeraaa, y de Primeraaa no se vaaa”… La salvación era una realidad. Y la clasificación al cuarto torneo internacional de su historia,la Copa Sudamericana, también. Porque aún en sus peores momentos, el Expreso sigue empecinado en escribir su historia con capítulos dorados como el de ayer.

Y sí, cómo no meterse en la piel de este Expreso, grandioso, gladiador de mil batallas. Un equipo que no cayó en el pensamiento de que “el fin justifica los medios”. Jugó como un grande y cosechó nada menos que 32 puntos.

Agostina Osaderuk (CTMG)
Foto: Telam/Página Oficial Godoy Cruz Antonio Tomba/Internet
——————————————————————-EL TOMBA SIGUE SIENDO DE PRIMERA
Godoy cruz venció a 2 a 1 a Racing asegurando su permanencia en la primera A, y como si fuera poco se clasifico para la sudamericana.
Godoy Cruz cumplió su objetivo de mantenerse en la máxima categoría del futbol argentino al derrotar en la tarde del domingo a la Academia 2 a 1, en la última fecha del torneo Final. El encuentro tuvo lugar en el estadio Malvinas Argentinas que se lució repleto de hinchas tombinos eufóricos tras el triunfo.
En el primer minuto del primer tiempo el jugador Gonzalo Díaz y Facundo Castillón a los 16 minutos del complemento anotaron para la victoria del Bodeguero. Aún así el colombiano Roger Martínez marcó el transitorio empate para Racing. A pesar de esto el equipo sumó su décima derrota en el certamen cerrando un torneo para el olvido en el que acumuló solo 17 unidades.
Por su parte el equipo Almirón, de gran campaña, acumuló 32 unidades, mantuvo la categoría y sueña con un lugar en la Copa Sudamericana.
En medio de la definición por la Permanencia, el Tomba abrió el marcador, ya que en solo 90 segundos de juego y en el primer ataque Gonzalo Díaz construyó una jugada individual que terminó en gol tras desviarse la pelota en la espalda de Mauro Óbolo.
Racing sintiendo la presión, necesito un poco más de tiempo para marcar el empate, aún así no perdió la línea e intento progresar en el terreno pero sin muchos resultados
En el minuto 40 Aued metió un pelotazo largo para Gabriel Hauche, el ex Argentinos le ganó la espalda a Achucarro y saco un centro al corazón del área chica que Martínez transformó en el gol del empate.
En el segundo tiempo la “Academia” salió con otra actitud al campo de juego pero la expulsión de Gabriel Hauche a los 14 minutos, se hizo expulsar de manera infantil y dejó a su equipo con inferioridad numérica. Dos minutos más tarde Facundo Castillón, tras un tiro de esquina, captura una pelota que cruzó toda el área de Racing y anotó el segundo gol de la tarde para el Bodeguero con el que aseguró su permanencia en Primera.
El Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba a pesar de venir de una mala racha de encuentros ante algunos equipos difíciles luchó su camino hasta la permanencia demostrando, como dicen sus hinchas, “El Tomba es de primera y de primera no se va”.
Yanina Postizzi (CTMG)
——————————————————————
EL EXPRESO NO SE BAJA
El domingo, la gran victoria obtenida de Godoy Cruz ante Racing por 2 a 1 en el estadio Malvinas Argentinas, vistió a Mendoza de azul y blanco ya que el resultado logrado no solo le permitió al “Tomba” mantenerse en la máxima categoría del fútbol argentino, sino también clasificarse a la Copa Sudamericana.
Las calles mendocinas se convirtieron en una fiesta plagada de banderas, trapos, redoblantes y una voz unísona, alentando al “Expreso”. Un estadio repleto, que parecía no albergar a más simpatizantes y un recibimiento enardecedor hacia sus jugadores, cuando salieron a la cancha.
Un partido ansiado, esperado, y lleno de emoción, ya que Godoy Cruz necesitaba una victoria para asegurar su permanencia en la “A”. Sus malas campañas obtenidas con entrenadores como: Jorge Da Silva, Omar Asad, Nery Pumpido y el más reciente, Martín Palermo, provocaron que el “expreso” tuviera la necesidad urgente de obtener puntos. El camino hacia su permanencia, parecía obstaculizado, debido a enfrentamientos directos con Atlético Rafaela y Colón de Santa fe, quienes también luchaban por mantener la categoría.
Ante un panorama desalentador, la campaña obtenida por Godoy Cruz en el Torneo Final no merecía el más mínimo sufrimiento, ya que había encontrado a un director técnico como Jorge Almirón, quien no solo se encargó de planear quirúrgicamente cada partido, sino que fue uno de los responsables de motivar a un plantel que parecía decaerse.
Recibidos por una hinchada que nunca dejo de alentar, el “Tomba” estaba listo para disputar “el partido” y fue así que al primer minuto de iniciado el cotejo, Gonzalo Díaz madrugó a todos con un zurdazo al ángulo, despertando la ilusión y la algarabía de los hinchas del “Expreso”. Sin embargo, la felicidad duró hasta los 40 minutos del primer tiempo, cuando el jugador de Racing, Roger Martínez, estableció el empate a poco de llegar el entretiempo.
Con la firme decisión de salir de batirse todo por el todo, Godoy Cruz jugó el segundo tiempo con garra, entrega y corazón. Y su esfuerzo por alzarse con la victoria se concretaría a los 16 minutos del complemento con a la llegada de un córner que capitalizó Facundo Castillón y sirvió para aventajar nuevamente el “Expreso”.
Con la incertidumbre de esperar qué sucedía con Rafaela y Colón, la victoria “tombina” parecía asegurada. Y fue así que cuando el árbitro Diego Ceballos decretó el final del encuentro, el delirio de los hinchas y de sus jugadores no se hizo esperar. El cántico: “El Tomba es de primera y de primera no se va….”, se propagó por todo el estadio.
No sólo se aseguró la permanencia en la “A”, sino que también clasificó al cuarto torneo internacional de su historia. El sufrimiento se acabó: Godoy Cruz es de Primera.
Iván Silisqui (CTMG)

——————————————————————-

TOMBA DE PRIMERA. FIESTA EN LA BODEGA
Tres de la tarde del domingo fue el horario pactado para que se jugaran en simultáneo, en la última fecha del torneo, los equipos que buscaban su tan anisada permanencia en la Primera División del Futbol Argentino. Godoy Cruz, con un punto más que Colón y Atlético de Rafaela, sus competidores directos en la lucha por no descender, dependía de sí mismo para mantenerse en la máxima categoría. Sin duda alguna de las 19 finales que jugó “El Expreso” esta era la más importante.
Con un estadio mundialista completamente colapsado de gente, los hinchas le demostraron su apoyo incondicional al equipo en este duro momento al pedido unisonó de “Jugadores, jugadores, los vinimos a alentar, Godoy Cruz es de Primera, de Primera no se va…”; gesto que los dirigidos por Jorge Almirón supieron entender al instante, ya que antes de que el cronometro marcara los dos minutos de comenzado el partido, el delantero mendocino Gonzalo Díaz firmó el primer gol del encuentro tras rematar con un zurdazo cruzado al arco defendido por el arquero y capitán de Racing, Sebastián Saja. Rápidamente, al público “tombino” dejaba de interesarle tanto lo que ocurriera en las otras canchas con los rivales directos; todo era festejo en las tribunas, y hasta se presentó en la popular sur una bandera con las imágenes de Maradona, Francisco y Messi bajo el eslogan “Dios, El Papa y El Messias.. Orgullo Nacional”. Pero los festejos se vieron interrumpidos cuando minutos antes de que finalizara la primera parte, en un contragolpe que derivó en una muy buena pelota para el delantero Gabriel Hauche quien a su vez, vio muy bien posicionado a su compañero, el colombiano Roger Martínez, y le cedió el balón para que éste último definiera y empatara el encuentro. De esta forma con el marcador empatado se irían al descanso.
Durante los 15 minutos que duro el entretiempo los hinchas bodegueros habían vuelto a estar pendiente de los partidos de Atlético de Rafaela y de Colón de Santa Fe, pero siempre conscientes y confiados de que al encuentro que estaban presenciando en el Malvinas Argentinas todavía le faltaban jugarse 45 minutos en los que la historia podía cambiar.
Comenzado el segundo tiempo, una vez más con el aliento de los cerca de 35 mil aficionados que se hallaban en el estadio, Godoy Cruz salió a demostrar su buen juego, lo que le permitió en el minuto 16 ganar un córner desde la izquierda, el cual fue peinado por Jerez Silva y finalmente quien empujó la pelota al fondo de la red fue el rubio Facundo Castillón, quien una vez más se calzaría la camiseta de héroe tal como lo hizo en partidos cruciales como ante San Lorenzo y Estudiantes, y que se ganaría una inmensa ovación de parte de todos los allí presentes al ser sustituido más tarde por el centrocampista Claudio Aquino.
Con tiempo cumplido, Diego Ceballos decretó el final del encuentro. En tablero se reflejaba el resultado final de 2-1 a favor del conjunto mendocino y en la cancha se vivía una verdadera fiesta completamente bañada en azul y blanco.
El cuerpo técnico y los jugadores cumplieron el objetivo que se habían planteado al comienzo de la temporada: mantener al Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba en primera división, y como “yapa” clasificaron a la institución a que dispute por cuarta vez un certamen internacional; la copa Sudamericana 2014. Nuevamente “la bodega” está de fiesta.
Julián Ruin (CTMG)