Archive for the ‘Adolescencia’ category

Infancia y adolescencia: 65% de las noticias tienen una sola fuente de información

noviembre 27, 2012
Las chicas son más consultadas que los chicos

Analizaron tratamiento de la niñez en los noticieros de los canales de Buenos Aires

 La calidad de las noticias sobre infancia y adolescencia sigue estando en veremos. En los noticieros argentinos, el 65 por ciento de las notas utiliza sólo una fuente de información, claramente a contramano de la pluralidad de voces tan necesaria y recomendada a la hora de informar.
Hay otro 17 por ciento de noticias que se construye con dos fuentes, y de ahí el número empieza a bajar sensiblemente.
Los noticieros Telenoche y Visión Siete son los que menos fuentes consultan: en el primero, el 71 por ciento de las noticias cuenta con una sola fuente, y en el de la TV Pública, peor aún: el 92 por ciento escucha una sola voz.

América Noticias y Telenueve también muestran números preocupantes: el 68% y el 58% de las noticias de infancia y adolescencia se construyen con una sola fuente.
El mejor ubicado es Telefe, donde el 36% usa una sola fuente.

Los datos forman parte de la investigación “La niñez en los noticieros”, realizada por el Capítulo Infancia de Periodismo Social y el Observatorio de Televisión de la Universidad Austral, con el auspicio de la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social de La Nación (Sennaf) y el apoyo de Adecco.

La investigación –que estará disponible en formato digital a partir del viernes 30 de noviembre- se realizó en los meses de abril, mayo y junio de este año sobre las noticias emitidas de lunes a viernes en Telenoche (Canal 13), Telefe Noticias (Telefe), Telenueve (Canal 9), América Noticias (América) y Visión Siete (Canal 7).

Ese y otros datos son los que ponen en cuestión la complejidad y la rigurosidad con la que se informa en los noticieros sobre los temas que involucran a niñas, niños y adolescentes. Según el monitoreo, el 94 por ciento de las notas no usa estadísticas, aunque eso no es lo peor: cuando sí las citan, en el 54% de las noticias no se aclara de dónde surgen los datos.

Además, el 95 por ciento no cita legislación de ningún tipo (general o específica de infancia) y el 88 por ciento no cita políticas públicas referidas a chicos y chicas.

Los chicos y su entorno, las voces más escuchadas

La fuente más escuchada son los padres de los niños y adolescentes (Madre, con un 20%; y Padre, con 9%). Luego, los niños y adolescentes: 3 % los primeros y 10 % los segundos.

Con muy poco espacio figuran los especialistas en temas de infancia y adolescencia: apenas un 7 por ciento. Y la sociedad civil, menos espacio aún: 4 por ciento.

Las chicas, más consultadas que los chicos

Un dato de la investigación que merece ser tenido en cuenta es el que indica que las chicas son más consultadas por los periodistas que los chicos: 59% a 41% respectivamente.
Por otro lado, la investigación analizó cómo y cuánto está presente la perspectiva de género en las noticias de infancia y adolescencia. Y los datos no son del todo positivos: el 91% de las noticias no tiene perspectiva de género, es decir, no interroga cómo una misma situación puede afectar de manera diferente a chicas y chicos.

Salud, el segundo tema más tratado

Las noticias referidas a Salud son el segundo tema más tratado a la hora de hablar de infancia y adolescencia en los noticieros.
Sumaron el 23% del total de menciones, casi el doble que la edición anterior de esta investigación. A su vez, los temas referidos a Educación suman apenas el 14 por ciento, casi la mitad de lo que representaban la vez anterior.
La lista de temas se completa con cuestiones referidas al derecho de los chicos a expresarse y participar (6%), las temáticas de Medio Ambiente (5%) y Pobreza (2%).
Por otro lado, entre los temas secundarios de las noticias, Violencia, Salud, Cultural y Pobreza aparecen con las mayores menciones.

Sobre la investigación“La Niñez en los Noticieros”

Esta investigación, que se realiza por segundo año consecutivo, es una iniciativa conjunta del Capítulo Infancia de Periodismo Social y el Observatorio de Televisión de la Universidad Austral.
Se trata de un minucioso análisis del comportamiento de los noticieros frente a los derechos de los chicos y chicas; como son las coberturas cuando los chicos son víctimas, y cómo cuando son agentes de violencia. Se analizó el derecho a la identidad y a la intimidad en los casos policiales. ¿Se les da oportunidad de expresarse?.
Cuales son los temas más frecuentes de los que se ocupan los noticieros que nuclean el interés de al menos cinco millones de personas todas las noches y cuales son los temas invisivilizados. De qué cosas nunca se habla.
Se analizó con una metodología cuali-cuantitativa, noticiero por noticiero con el objetivo de colaborar en la construcción de un periodismo de mayor calidad que ponga la lupa en los derechos de los 16 millones de chicos y chicas de la Argentina.
El total de noticias clasificadas fue de 842 y el período analizado fueron tres meses: del 1 de abril al 30 de junio de 2012.

Anuncios

Suicidio: las recomendaciones del Ministerio de Salud a la prensa

agosto 4, 2010
periodismo3 Imagen tomada del sitio Justicia Global

 En oportunidad de los suicidios en Rosario de la Frontera, Salta, el Ministerio de Salud de la Nación publicó -a fines de junio- “recomendaciones para la cobertura periodística de casos de suicidio”. Pueden resultar útiles ante la noticia de que se suicidó una joven de 16 años en una escuela del barrio Aeroparque, de Las Heras, Mendoza. La adolescente vivía en el barrio San Martín de la capital mendocina, y el hecho conmovió a la comunidad educativa y la población en general.

 

“Existe evidencia suficiente para sugerir que algunas formas de cobertura periodística y televisiva de los suicidios están asociadas con un aumento de estas conductas estadísticamente significativo. Si bien con frecuencia este tema es de interés periodístico y los medios de comunicación tienen derecho a informar al respecto, es importante tener en cuenta que la reproducción del hecho genera un impacto sensible, preferentemente entre la gente joven”, asegura el ministerio en su informe.

Estas son algunas de las recomendaciones:

  • “Si se está informando sobre el suicidio en general, deben usarse fuentes auténticas y confiables; mencionar estadísticas que deberán interpretarse cuidadosa y correctamente; los comentarios espontáneos deberán manejarse con cuidado a pesar de las presiones por tiempo, y tener mucho cuidado con las generalizaciones basadas en cifras pequeñas y las expresiones como “epidemia de suicidios” y “el lugar con mayor tasa de suicidios en el mundo”
  • “No se debe informar el comportamiento suicida como una respuesta entendible a los cambios o la degradación social o cultural”
  • “En cuanto a la comunicación de un suicidio específico, deberán tenerse en cuenta a la hora de informar evitar la cobertura sensacionalista, particularmente cuando involucra a una celebridad”
  • “Es importante no reproducir las fotografías de la víctima, no informar sobre el método empleado y sus detalles, y la escena del suicidio, para evitar comportamientos imitativos”
  • Los titulares en primera página nunca son la ubicación ideal para informar sobre un suicidio y la información acerca del suicidio como algo inexplicable o simplista tampoco es apropiada porque nunca es el resultado de un solo factor o hecho”
  • El suicidio no deberá describirse como un método para enfrentar problemas personales tales como bancarrota, incapacidad de aprobar un examen o abuso sexual y los informes deberán tener en cuenta el impacto sobre las familias y otros sobrevivientes en términos del estigma y el sufrimiento psicológico”
  • Es contraproducente glorificar a las víctimas de suicidio como mártires y objetos de adulación pública porque puede sugerir, a las personas vulnerables, que la sociedad honra el comportamiento suicida. Lo correcto es poner el énfasis en lamentar la muerte de la persona o describir las consecuencias físicas de los intentos de suicidio para que actúen como elemento de disuasión”

QUÉ HACER

• Trabajar estrechamente con autoridades de la salud en la presentación de los hechos
• Referirse al suicidio como un hecho logrado, no uno exitoso
• Presentar sólo datos relevantes en las páginas interiores
• Resaltar las alternativas al suicidio
• Proporcionar información sobre líneas de ayuda y recursos comunitarios
• Publicitar indicadores de riesgo y señales de advertencia

QUÉ NO HACER

• No publicar fotografías o notas suicidas
• No informar detalles específicos del método usado
• No dar razones simplistas
• No glorificar ni hacer una cobertura sensacionalista del suicidio
• No usar estereotipos religiosos o culturales
• No aportar culpas

El banco de datos de la Organización Mundial de la Salud contiene datos por edad y género a partir de 1950. Organizaciones que pueden suministrar información son el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF), el Instituto Interregional de Investigación del Crimen y la Justicia de las Naciones Unidas (UNICRI), el Fondo para el Desarrollo de la Mujer de las Naciones Unidas (UNIFEM), entre otras.

SUICIDIO ADOLESCENTE

agosto 4, 2010

A raíz del suicidio de una joven de 16 años en el baño de una escuela en Mendoza, incorporamos este texto enviado semanas atrás por el licenciado David Mazzitelli, coordinador académico de Salud Activa (L.G. 04.08.10)

 
El comportamiento suicida se define como la preocupación o acción orientada a causar la propia muerte de manera voluntaria. El intento de causar la propia muerte es esencial en esta definición. El pensamiento suicida hace referencia a ideas de cometer suicidio o el deseo de quitarse la propia vida. El comportamiento suicida hace referencia a las acciones concretas realizadas por quien está pensando o preparándose para provocar su propia muerte. El intento de suicidio normalmente hace referencia a una acción orientada a provocar la propia muerte que no logra su objetivo. El suicidio hace referencia a haber causado intencionalmente la propia muerte.

La adolescencia como proceso implica una puesta en desorden con lo conocido infantil. Implica una revisita a los estadios de la infancia y una elaboración (metabolizaciòn) de  elementos heterogéneos, dichos elementos  provienen de diferentes fuentes:
–                     Desde lo intrasubjetivo (cambios corporales).
–                     Desde lo intersubjetivo (los pares, la familia, la sociedad, con quien se comparte un periodo histórico político y social, no olvidemos que la adolescencia es un fenómeno socio-cultural)-
–                     Desde lo trans – subjetivo en cuanto a lo que se transmite entre generaciones.
 
Metabolizar, implica incorporar elementos que son ajenos, extraños al organismo, y hacerlos propios, trasformarlos. La psicoanalista Piera Aulagnier, sostiene que para el psiquismo, representar, equivale a metabolizar, pues la representación psíquica es el trabajo de incorporación de lo heterogéneo y su transformación en material homogéneo.
 
El adolescente, debe realizar un trabajo de apropiación de la imagen del cuerpo, de allí las largas horas frente al espejo, peinándose, maquillándose, o sacándose fotos (facebook, fotolog), debe también apropiarse de las nuevas sensaciones que le aparecen a nivel corporal con la maduración genital, y vérselas con su propia sexualidad y la del otro, para quien también cuenta el placer.
 
Los padres, comenzaran a ser vistos como ídolos caídos, dejan de ser representantes exclusivos de esa categoría, ser padre o madre es un lugar que ellos también pueden ocupar ahora. La adolescencia, es un momento de crisis, que afecta no solo al adolescente, sino también a los padres, quienes se encuentran con que ese niñito que hasta ayer los idolatraba, ahora los cuestiona con crudeza.
 
Ahora bien, no podemos pensar la adolescencia por fuera de los procesos socio históricos de la época, este también es un lugar donde puede haber producción de subjetividad, y es que como sujetos somos sujetos de un grupo, de la cultura, y los adolescentes portan la marca de la época, una época que prioriza la velocidad, el éxito inmediato, el placer sin dilaciones. La adolescencia requiere tiempo para elaborar los cambios, y esta sociedad no lo favorece, como así tampoco los espacios para la inclusión, la sublimación y lo singular.
 
Es por esto que encontramos en muchos adolescentes, una preeminencia por las actuaciones, esa puesta en escena de una realidad intrapsíquica y social que no logran metabolizar, muchas veces un acto suicida, implica una prueba respecto de los limites, otras veces, la imposibilidad de dar respuestas a las exigencias que siente se le imponen desde diferentes lugares.
 
Mientras que cierto pasaje al acto que en un adulto  daría cuenta de un proceso patológico, en el adolescente no hace más que marcar la exigencia psíquica de afirmar su lugar en el mundo, de experimentar, de allí el gusto por el riesgo, aun cuando esto ponga en peligro la vida misma.
 
La retracción y generación del propio mundo, junto a la pérdida del sostén provisto por los ideales, probablemente no sean ajenos al incremento de las tendencias a la autodestrucción. A esta modalidad de muerte, F. Dolto  la llama suicidio por “contagio”.
 
Cuando intentamos comprender fenómenos como los que recientemente han tomado notoriedad publica, en la que una serie de adolescentes se suicidan, debemos pensar en múltiples factores intervinientes.
 
Algunos datos estadísticos que hemos recolectado reflejan lo siguiente:
 
Durante 2003 en la República Argentina se suicidaron 818 adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años (con una proporción de 3,6 varones por cada mujer); eso significa una tasa de 19,6 varones adolescentes y jóvenes que mueren por suicidio por cada 100.000 habitantes varones de la misma edad (superando por más de 5 puntos por cien mil la tasa de varones de todas las edades, que es de 15,1 por cien mil).
 
Superan la tasa de suicidio de adolescentes y jóvenes varones del país total las provincias de Río Negro (24,4), Tierra del Fuego (25,6), La Pampa (29,4), Chubut (34,5) y Salta (35,2); la duplican Jujuy (40,0) y La Rioja (47,8) y la triplica Santa Cruz (61,1).República Argentina. Ministerio de Salud y Ambiente. Sistema Estadístico de Salud. Año 2003.
 
– Acerca de Salud Activa:
Salud Activa comienza sus actividades en 1997 como iniciativa de un grupo de terapeutas que con vocación de servicio deciden brindar a la comunidad en forma gratuita su trabajo. En 1998 esta tarea, que por medio de boletines llegaba a las escuelas se vio desbordada por la magnitud alcanzada y viendo la necesidad de nuevas incorporaciones, se hace un llamado a jóvenes recién egresados de las carreras de Psicología, Psicopedagogía, Fonoaudiología y trabajadores Sociales a fin de conformar un equipo multidisciplinario que atienda las demandas comunitarias y puedan formarse y capacitarse.
 
El 9 de abril de 1999 se constituye la primera comisión que aprobará el Estatuto Social de la Asociación Civil Salud Activa, y habiéndose realizado las presentaciones correspondientes a nivel Municipal, se obtiene bajo el Decreto N° 4286 del 17 de diciembre de 1999, la inscripción en le Registro Municipal de Entidades de Bien Público el Número de Matrícula 405, habiendo fijado su sede en la calle Avenida Presidente Perón 25140, de la localidad de Merlo.
 
Posteriormente se inscribe la Asociación en la Dirección Provincial de Personas Jurídicas en la Matrícula N° 19467, Legajo 1/97658, con fecha 6/7/99. Indicó la entidad que en la actualidad cuenta con 40 profesionales que despliegan su accionar ad honorem, con un compromiso tan eficiente como afectuoso