Criterio, revista de un sector de la Iglesia argentina, opinó sobre Trump

 Este el el título de la publicación:

Trump, presidente electo de los Estados Unidos

Posted: 11 Nov 2016 04:09 AM PST

La magnitud del hecho político de la elección de Donald Trump como presidente de los EEUU es descomunal. El ungido es poseedor de una personalidad irascible, cuyas reacciones no son fáciles de predecir con criterios de la lógica común, pero que ciertamente posee una aguda sensibilidad para palpar el ánimo popular y seguirlo. Se trata de un presidente electo que carece de toda experiencia en la gestión pública, ajustada a la normativa enmarcada en una Constitución, con un equilibrio de poderes orientados a un bien común.
Al día siguiente del escrutinio, el diario El País de Madrid recibió la noticia con una nota editorial en la que afirmaba: “Ayer se consumó una brutal sacudida a los pilares sobre los que descansa el orden internacional, ya sea el comercio o la seguridad plasmada en la alianza entre las democracias”
En su saludo al nuevo presidente electo de los Estados Unidos, el Cardenal Parolin, secretario de Estado papal, dijo: “Creo que hoy tenemos la necesidad de trabajar todos juntos para cambiar la situación mundial, que es una situación de grave laceración, de gran conflicto”.
Los efectos de la elección no tardaron en hacerse sentir en el peso mexicano, país unido a los Estados Unidos por la historia, las fronteras, la numerosa población de inmigrantes y el acuerdo NAFTA.
Más allá de esa reacción inmediata, por el momento sólo es posible formular interrogantes sobre otros efectos a que este hecho se presta, tanto en el ámbito interno de los Estados Unidos como en el ordenamiento internacional.
Habrá que ver si el discurso extremista que lo llevó al éxito electoral es suficiente y apropiado para dirigir la mayor potencia del mundo, o si Trump será capaz de desligarse de sus emociones y asumir la conducción política con criterios de estadista.
¿Será que en lo sucesivo los Estados Unidos se ocuparán más de sí mismos y dejarán que el mundo se las arregle como pueda?
¿Serán mantenidos los compromisos asumidos con Europa en el marco de la OTAN?
¿El “establishment” republicano querrá, sabrá o podrá rodear y moderar el ímpetu del nuevo líder y su retórica?
Como alguna vez afirmó Henry Kissinger, estamos en un mundo nuevo en el que prevalecen las impresiones y las emociones sobre las palabras y los conceptos. Un mundo, por ende, inestable.
La elección de Trump no parece, a primera vista, que represente una contribución para la estabilidad mundial.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: