¿”Ni una menos” o “Nadie menos”?

luciano-arrugaLuciano Arruga, víctima de la violencia institucional.

El 17 de octubre pasaron dos años desde que esos ojos se cerraron con un poco más de justicia.

En la imagen, está la mirada de un chico que tenía 16 años de edad cuando salió de su casa un día de enero del 2009 y terminó enterrado como NN en un cementerio de la Chacarita, Buenos Aires. Luciano Arruga fue uno de las tantas víctimas que “visitan” las comisarias y no vuelven a sus casas.  La justicia le dio 10 años de prisión a Diego Torales, el policía que torturó a Luciano antes de que desapareciera.

 

El 19 de octubre del 2016, tres días después de conmemorar y levantar las banderas de justicia por Luciano y todos los fallecidos victimas del gatillo fácil, en Mendoza, se movilizó parte de la población contra la violencia de género por “nuevos” y dramáticos femicidios/feminicidios, feroces como los que conocemos.

Las consignas de la movilización por las calles mendocinas se desviaron cuando parte de la población empezó a discutir sobre la violencia en los últimos tiempos. Así muchos llevaron la consigna  “Nadie menos” rechazando la de “Ni una menos”.

 

Es una realidad que en la humanidad, la violencia puede estar triunfando y dejándonos a todos con la boca cerrada, aterrados ante los sucesos de femicidios, guerras, homicidios y otros hechos de violencia. ¿Pero cuál es la emergencia de hoy? ¿Cuándo pedís “Nadie Menos” reclamás por todas las muertes injustas?

La agenda de los medios hegemónicos de nuestra provincia jerarquiza acontecimientos sobre la violencia de género llevando así a que la opinión pública termine en la cima de un caos, donde se mezcla persecución ideológica con la vida y la muerte, a la que se agrega la acumulación ya infinita de información de las redes sociales.

 

El pedido de justicia que se reiteró en el caso de Luciano Arruga y los reclamos actuales de la marcha  “Ni una menos” tienen una similitud: la grave advertencia que conlleva señalar la lentitud de la justicia en víctimas como mujeres y a un chico como Luciano Arruga sin la posibilidad económica para que su familia pueda pedir justicia.

Como sociedad y como ciudadanos, si optamos por pedir “nadie menos” como consigna, debemos procurar que nuestro objetivo de que nadie muera injustamente se cumpla en todas las aéreas donde nos vemos involucrados e involucradas. Debemos salir a marchar por las mujeres que mueren victimas en mundo sumergido en un patriarcado, siempre priorizando los sucesos que se nos representan, mientras que la realidad marca que hoy muere injustamente una mujer cada 30 horas.

Y también debemos exigir, justicia por todos y todas las victimas de gatillo fácil en nuestra provincia, que por sus recursos, por sus status social, la agenda de medios los ignora, hace oídos sordos.

Pero la responsabilidad finalmente recae en un Estado que debe hacerse presente, y en un ciudadanx firmemente responsable. Ante la frase de Nadie menos: ¿Es para todos y todas? Ante la mano dura ante un suceso de robo: ¿está  vigente el Nadie menos?. Con  algunas de las consignas la sociedad parece verse confundida.

Martina Atienza (CTMG)

 

 

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: