Karate: el arte de la defensa personal

Actualmente el karate es una de las disciplinas orientales más practicadas por personas de diferente edad y sexo. Algunos sugieren que es un sistema exclusivamente de defensa, otros lo definen como un arte. El profesor  José Contreras, que da clases en el barrio San Martín, de la ciudad de Mendoza, y cuyo maestro es Sadaaki Sakagami, aclara sobre esta disciplina y sostiene que beneficia en gran forma a los chicos en situación de alto riesgo.

– ¿Qué es el karate?
– Es una palabra japonesa y cuyo término completo es: Karate – Do. Kara, significa “vacío” o “vacía”, te: es “mano” y la partícula Do, quiere decir “Camino” o “Sendero”. Es decir, “Camino de la Mano vacía”, que puede entenderse en dos sentidos, el primero de ellos, es una idea filosófica, y que da a entender que uno tiene “buenas intenciones”, y que no desea hacer daño a ningún ser vivo. El otro sentido, quiere decir que puede uno aplicar el arte de la lucha sin armas en las manos. Por eso las Artes Marciales son, ante todo, un “Arte del movimiento”, de salud y de “Conocimiento de Uno mismo” ; luego, en última instancia, se la utiliza como defensa personal.

– ¿Por qué existen distintas escuelas de Karate?
– Existen muchas Escuelas o formas de Karate. Los chinos la denominan Wusu, conocido entre nosotros como Kung-Fu. Los coreanos lo denominan Tae-Kwon-Do. Los japoneses, por supuesto, Karate-Do. A su vez dentro de estas Escuelas hay otras divisiones que se denominan “Estilos”. En el Karate Japonés, hay muchos estilos y entre los principales están : el Itosu-Kai, el Shito-Ryu, el Shotokan, el Wado-Ryu, etc.

¿Quiénes pueden practicar Karate?
– Cualquier persona, de cualquier sexo y a cualquier edad, mientras tenga una autorización médica.

– ¿Los chicos con capacidades especiales pueden practicar karate ?
– Sí, requiere una disposición especial del Instructor. Pero la disciplina en sí no hace diferencias de capacidades. Se trata de aprovechar lo que cada uno posee y desarrollarlo al máximo. Por ejemplo, una persona ciega puede llegar a desarrollar sus potencialidades sensitivas al máximo. Ahora se ha estrenado una película, que habla precisamente de un Artista Marcial que es ciego: “Zatoichi”. En la historia de las Artes Marciales hay muchos ejemplos de Maestros que nosotros denominamos con “capacidades especiales”.

-Usted da clases de este arte marcial en el barrio San Martin de Mendoza, ¿Cómo ayuda a los chicos en situación de riesgo con los que trabaja?
– En todas las épocas las artes marciales han servido para que el ser humano conozca su propia violencia interior, en definitiva el objetivo final es el buscar la paz a través del conocimiento del ímpetu interior que todo ser humano tiene. Es un arte que puede servir muchísimo a los chicos con alto riesgo porque les permite ser más seguro en su vida, dominar sus propias pasiones y violencia y conocer quiénes son. Y en ese sentido desde la práctica y el desgaste físico van tranquilizándose y de ese modo van comprendiendo que pueden vivir de una manera mucho más pacífica, ser más solidario, tolerante; por eso utilizamos la frase “Karate-Do ni sente nashi” que significa que nunca hay un primer golpe , el Karate no es para atacar sino para defenderse en último término y sobre todo para mejorarse a sí mismo, ese el objetivo final por eso les resulta una práctica inmejorable porque tiene años de experiencia, y en lugares como Japón u otras zonas donde hubo mucha guerra, y fueron muchos los chicos que sufrieron esa violencia humana y esta disciplina les fue muy útil.

– ¿Qué ropa o elementos se utilizan para la práctica?
– Depende de la disciplina que se ha de practicar. En el caso del Karate-Do, se usa una chaquetilla y un pantalón blanco, sujetado por un cinturón de tela.

– ¿Por qué los cinturones tienen colores diferentes?
– Las artes marciales no se conocían en Europa y América. A partir de 1920 aproximadamente, se introduce en éstos países. Los maestros japoneses, observando el espíritu competitivo de los europeos y americanos, idearon un sistema de “motivación” o “premios”, para sus alumnos europeos o americanos, siguiendo la costumbre de estos pueblos. En Japón, en China o en Oriente en general, nunca hubo categorías o cinturones. Es decir, es un invento moderno, para estimular la práctica de la disciplina. De acuerdo a la Escuela al que uno asista, serán los diferentes cinturones. En el caso del Karate-Do, Itosu-Kai, el estilo que practico, se divide en: Cinturón Blanco, Amarillo, Naranja, Verde, Azul, Marrón y Negro.

– ¿Qué opina de las competencias?
– Para los Maestros de Artes Marciales, las competencias no son importantes y no indican que un “campeón” sea el mejor karateka. Hay excelentes karatekas, que nunca hay participado en competencias y son los mejores.

– ¿Es el Karate una disciplina olímpica?
– No, si bien hubo intentos de la Federación Mundial, ello no prosperó debido a que es muy difícil conciliar “Arte” con “Competencia”. Como el Karate es un “Arte” en sí mismo y tiene como lema, como dije anteriormente: “Karate-Do ni sente nashi” (“No hay primer golpe en el Karate”) es una contradicción que existan competencias de Karate, cuando sus principios indican que no debe atacarse nunca a nadie; solamente defenderse. Por cierto, algo muy diferente a lo que se muestra en las películas dónde se aplican estas técnicas.

Para los Maestros de Artes Marciales, las competencias no son importantes y no indican que un “campeón” sea el mejor Karateka. Hay excelentes Karatekas, que nunca hay participado en competencias y son los mejores.

Para Ud. entonces, ¿cuál es la condición más importante para ser un buen Karateka?
– Ser una persona pacífica, sobre todo; amar a todo los seres vivientes y tener muchas ganas de ir mejorando en el modo de vida que uno lleva. Estos principios están escritos a la entrada de los Dojos o Gimnasios de Artes Marciales y se los repite de memoria, antes de comenzar la práctica. En japonés se denominan Dojo-Kun o “Promesas del practicante”.

– ¿Cómo reconocemos a un buen profesor?
– La regla es antigua: Para reconocer a un buen Maestro, debemos observar en él una SONRISA constante; que no enseña mediante métodos VIOLENTOS y, que rara vez, gusta mostrarse en público. En la película “Karate Kid”, el Señor Miyagui, encarna al verdadero Maestro.

Sofía Contreras (CTMG)

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: