El Papa casó a una madre soltera con un hombre divorciado

El pasado 14 de septiembre Francisco Bergoglio realizó los primeros matrimonios de su pontificado en la Basílica de San Pedro. Fueron 20 parejas de la diócesis de Roma, entre ellas se encuentran Guido (49), quien en esta ocasión contrae matrimonio por segunda vez y Gabriella (56) que ya es madre hace algunos años.

Francisco preguntó uno a uno a los prometidos si aceptaban en matrimonio a sus respectivas parejas y luego se procedió a la tradicional imposición de los anillos. Al término de la ceremonia, los recién casados obsequiaron al papa con una ludoteca y un centro de integración juvenil que se situarán en el barrio capitolino de Colli Aniene.

“No creíamos que pudiésemos responder a los requisitos de las parejas católicas que la gente imagina”, declaró con pudor la pareja, al diario romano La Repubblica, al momento de aceptar la invitación de ser casados por el Papa.

Además de la admisión a la iglesia católica de parejas que conviven, divorciadas o con hijos, incluida una madre soltera. Vale destacar que han pasado 14 años desde las últimas nupcias públicas realizadas por Juan Pablo II con motivo del Jubileo de las familias.

La decisión del Santo Padre de casar parejas que teóricamente viven en el pecado es una nueva señal de su aspiración a una iglesia más compasiva y capaz de perdonar, menos interesada en la moral y en los reglamentos.

Bergoglio ya había asentado varios precedentes, uno de ellos en septiembre del 2013 cuando instó a la iglesia a abrir sus brazos a divorciados vueltos a casar y a parejas de hecho. En enero de este año bautizó a 32 chicos, entre ellos el hijo de una pareja que no se había casado por Iglesia, solamente por una ceremonia civil.

El fundamento para prohibir que las personas divorciadas comulguen o se cansen en segundas nupcias, se encuentra en la Sagrada Escritura (cf. Mc 10,2 – 12) porque su estado y su condición de vida contradicen objetivamente esa unión de amor entre Cristo y la Iglesia que se significa y se actualiza en la Eucaristía.

El Papa Francisco recordó que la cuestión de los matrimonios después del divorcio era un problema heredado por su antecesor Benedicto XVI y afirmó “el problema no se puede reducir a si pueden tomar la comunión o no, ya que si se pone el debate en esos términos, no se entiende lo que es el problema real.”

El Papa Benedicto, en sus años como pontífice declaró en su Exhortación Apostólica postsinodal Sacramentum Caritatis que los divorciados vueltos a casar siguen siendo hijos de la Iglesia y todos debemos ayudarles a que jamás se “divorcien” de esta Madre.

El debate abierto nuevamente por Francisco sobre los divorciados y las segundas nupcias, madres solteras, familias ensambladas; trajo como consecuencia el repudio de cinco cardenales encabezados por monseñor Gerhard Ludwig Müller, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (garante del dogma católico).

Los cardenales firmaron un libro titulado ‘Mantenerse en la verdad de Cristo’. Según el editor del libro, Robert Dodaro, los arzobispos defienden “firmemente que el Nuevo Testamento muestra que Cristo prohíbe sin ambigüedad el divorcio y las segundas nupcias”. “Aunque pueda haber transgresiones ocasionales, son transgresiones y no pueden representar un modelo a seguir”, reza la introducción del libro, que aparecerá el próximo 1 de octubre, según informó el diario el sol.

Los primeros días del mes próximo se realizará el Sínodo de obispos sobre la Familia, en el que la Iglesia tratará temas derivados de situaciones social y eclesiásticamente controvertidas vividas por un porcentaje considerable de familias en las últimas décadas ( matrimonio homosexual y adopción de hijos, divorciados con nueva unión, difusión de parejas de hecho, alquiler de vientres, etc.)

Este es un acto más del Papa Argentino, que busca revolucionar la Iglesia católica que no excluya a nadie, tratando de recuperar la confianza y participación de los creyentes que a pesar de las circunstancias de vida, manifiestan aun su amor por Dios y sus tradiciones.

DESPIECE

Antonio Schiaffini es un hombre que acompaña al padre Juan Carlos Gignoli hace más de 20 años, en la parroquia Mayor Rumana y tiene a su cargo la librería Utomnes, la cual surgió de la idea del padre Juan Carlos para dictar catequesis familiar de una forma más entretenida. Además lo que busca es establecer un vínculo para reflexionar en lo familiar, resolver problemáticas tanto para los padres como para los adolescentes o niños.

En un diálogo con Antonio tuvimos la oportunidad de preguntarle que opinan ellos sobre la temática del Papa sobre el casamiento de divorciados, madres solteras, segundas nupcias, comulgación, etc. La respuesta fue positiva hacia lo que está haciendo Francisco porque a pesar de lo compleja que es la situación, hoy en día tenemos 9 tipos de familias, una bien constituida, una ensamblada, con dos padres o dos madres, entre otras; entonces Bergoglio no está preocupado porque la gente no pueda ir a misa, o no rece sino que su visión es más amplia.

Antonio dijo que hay que reconocer el sufrimiento de las familias actuales, no hay que esclavizar con los mandamientos u otro tipo de imposición religiosa, cada uno tiene que decidir lo que hacer con su vida. Y no olvidar lo que decía Juan Pablo II “En la familia se fragua el futuro de la humanidad”.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: