Walter Ospina, intelectual colombiano que apoya a Chávez

William OspinaEl premiado escritor William Ospina será uno de los representantes de la “embajada” cultural colombiana en Buenos Aires, la primera semana de febrero.

Al arrancar 2013, Ospina provocó polémicas por sus escritos en una columna en la que llamó a Hugo Chávez “un gran hombre” en un país como en Colombia donde las instituciones sociales, los medios y, en general, los intelectuales despotrican con el líder venezolano y su régimen. Ospina sostuvo, entre otras consideraciones, que Chavez “ha intentado abrir camino a un poco de justicia en un continenente injusto”.

Entrevistado posteriormente por por el diario El Espectador (13-01-2013), Ospina expresa que en Colombia “es común estar contra Chavez” y  “resulta escandaloso sentir respeto por el proceso popular impulsado por él”. “Es como si fuera obligatorio estar en contra”, sostiene.

En una entrevista de Cecilia Orozco Tascón, la periodista le señala a Ospina si también es “crítico de buena parte  de la prensa latinoamericana, de la que sostiene que ´ha hecho un gran esfuerzo´ por hacer ver como equivocados a Cuba y Venezuela por ser países contradictores de los Estados Unidos . Y, tras cartón, le pregunta: “¿Cree que los medios del continente se someten tanto a los intereses norteamericanos como, según usted, lo hacen los gobiernos de muchas naciones”. A lo que Ospina responde: “Cuando yo era niño, la radio vertía ríos de odio contra la revolución cubana. De mis ocho años recuerdo la frase repetida todos los días: ´Cuba, la perla de las Antillas, convertida hoy en el infierno rojo de América´. El proyecto cubano era generoso. Los Estados Unidos con su bloqueo impidieron que ese proyecto se abriera camino, y después lo acusaron de fracasar. Miremos el comienzo del gobierno de Chávez. Ya se opinaba sobre él lo que siguen diciendo mucho antes de que se reeligiera, cuando apenas llevaba un año, cuando llevaba cinco, cuando llevaba siete. Y en esas descalificaciones había elementos clasistas, racistas. Ahora bien: no creo que la prensa conspire sistemáticamente , pero hay inercias informativas, prejuicios que se eternizan, y no todos los medios son templos de la democracia”.

Ospina sostiene luego que “para aceptar que Chávez es un gran hombre no se necesita quererlo ni admirarlo: el mundo está pendiente de su vida o de su muerte. Y en cuanto a que ha amado a su pueblo , se siente. Sería absurdo que yo dijera eso porque él está enfermo. Lo digo porque lo veo. Y eso no significa que todo lo que él haga sea correcto. No lo voy a graduar de pontífice”.

Ospina, quien ganó recientemente el premio de literatura Rómulo Gallegos, en Caracas, señala que el mismo día que publicó su columna hablando de Chavez, el diario El País, de Madrid, tituló: “El mito de Chávez llena su vacío”. Pero Ospina advierte: “Declarar que alguien ingresa a la mitología, a la humilde, pintoresca, conmovedora mitología latinoamericana, no significa alabarlo, ni censurarlo, absolverlo ni condenarlo, significa reconocer el peso de su presencia en el imaginario colectivo.

Ospina añade que en su columna ha hablado de ” Eva Perón, de Pedro Páramo, de Frida Kahlo” y que  “Chávez no pertenece a la historieta sino a la historia latinoamericana, y podría con su muerte entar en esa mitología de los altares callejeros, con José Gregorio Hernández, con la Santa Muerte, con el Che Guevara, con José Alfredo Jiménez. Una mitología a la que no entrarán Uribe ni Menen ni el gerente  X”.

EL ELOGIO, EL MITO

Un tramo del elogio que Ospina había escrito, también para El Espectador, de Bogotá, manifiesta: “Medios del continente han hecho un gran esfuerzo por convertir a los contradictores de EE.UU. en los grandes equivocados. Lo han intentado con Cuba y recientemente con Venezuela, hasta el punto de que sus elecciones victoriosas son siempre sospechosas. No importa que en Colombia compren votos o arreen electorados bajo promesas o amenazas: esta democracia nunca está bajo sospecha. No importa que los paramilitares produzcan en diez años doscientos mil muertos en masacres bajo todas las formas de atrocidad: la democracia colombiana sigue siendo ejemplar, porque los podres de la plutocracia siguen al mando. Pero si alguien es enemigo, no de los EE.UU. sino de los abusos del imperialismo, eso lo hace reo de indignidad. Uno de esos grandes enemigos del imperialismo es Hugo Chávez. Por ello, aunque nadie pueda atribuirle crímenes como los que manchan las manos de tantos poderes en el mundo, para muchos opinadores y medios es un dictador y un tirano… (porque) ha sido duro con los dueños tradicionales del país y eso no se lo perdonan. Ya se perdonarán cuando adviertan  que todo lo que se haga a favor de los pueblos fructifica en sociedades más reconciliadas consigo mismas… Tal vez nos será dado asistir al paso de Chávez de la historia a la mitología…”

Foto de Willian Ospina: es.wikipedia.org/Internet

L.G.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: