El epígrafe

EPIGRAFE O PIE DE FOTO Y FOTO-EPIGRAFE
A- EPIGRAFE O PIE DE FOTO
Si vamos a un diccionario de la Real Academia Española dirá que epígrafe es el “texto que figura a la cabeza de un libro o un capítulo, o de otro escrito, sugiriendo su idea o su contenido”. También se define como “apartado o capítulo”, “palabra o palabras que sirven de encabezamiento en una clasificación o catalogación”, “título o denominación”; “inscripción, especialmente en piedra o metal” (Seco, 1999: 1884)
En periodismo –y más aún en la Argentina- es un recurso de edición que acompaña a las fotos principalmente; también puede ser una ilustración o algún otro tipo de imagen.
El término epígrafe en periodismo proviene “de los tiempos en que, en el taller, se armaba la rama (página metálica) al revés, como se si diera vuelta una hoja, con los títulos para abajo y los pies para arriba. El armado de la rama se hacía y se hace de abajo hacia arriba y, en consecuencia, el epígrafe quedaba en la parte superior de la fotografía, en realidad una delgada chapa grabada o grabado. Como epi, en griego, significa ´sobre´, el término tiene real sentido en el taller, aunque lo pierde tan pronto la página es impresa, porque aparece bajo. La costumbre impuso el término y hoy se lo llama así vaya sobre la foto, abajo o en los costados” (Domínguez, T, 1990: 130)
Al “epígrafe periodístico”, sobre todo en España y otros países, se lo denomina pie de foto.
El epígrafe suele constituir una de las primeras entradas del lector a la página y puede tener una importancia equivalente a la de los elementos del titulado. Debe ser claro y preciso. “Inseparable de la foto. Salame y queso. El epígrafe es esa línea de texto por debajo de la foto que generalmente se compone de dos partes: un titulito en negrita (la metáfora), un punto y después una frase con la información pura. El epígrafe de la foto nunca explica lo obvio, lo que el lector ya vio en la foto. Le agrega algunos datos”. (Tea y Deportea, 2008)
Un ejemplo de epígrafe:
a) Comienzo con un título en negrita (metáfora): Rutina
b) Información pura: Las Leonas hicieron nueve goles y por eso festejaron seguido

En síntesis: El epígrafe se divide generalmente en dos partes
a) Una ubicación breve de la imagen fotográfica que funciona como título del epígrafe y va en negritas
b) Un enunciado que se refiere a la foto y agrega información; se debe evitar repetir lo que figura en el título, la volanta o la bajada
El epígrafe no debe describir lo que es evidente en la foto. Aporta, en cambio, los datos informativos necesarios para esclarecer lo que muestra la imagen. Estos datos incluyen (si registramos personas) nombre y apellido (si es posible, edad y profesión) de las personas que aparecen en la foto; las descripción de los hechos registrados sin repetir lo que muestra la imagen la explicación de cualquier parte de la fotografía que aparezca confusa; la identificación de la fecha y lugar cuando resulte pertinente.
Cuando se utiliza una foto de archivo es importante consignar en el epígrafe fecha, lugar y circunstancia en al que fue tomadas, si se conocen. Si se utiliza la foto de un incendio en Bariloche para ilustrar una nota sobre ecología, el epígrafe debe darle al lector la referencia de lo que está viendo. (Clarín, Manual de Estilo)
Dijimos que el epígrafe puede estar compuesto por el titulito y el resto del texto. Pero puede ocurrir también –y ocurre con frecuencia- , que el epígrafe no tenga palabras que funcionen como titulito o enunciado del resto del epígrafe. El epígrafe, aquí, es un solo texto.
Por lo general, el epígrafe va siempre por debajo de la foto y sin corte de palabra en caso de que esté compuesto por dos líneas. Un espacio blanco equivalente a una línea separa el epígrafe de la foto. Pero también puede ir al costado y hasta en la parte superior de la foto.
Santarsiero recomienda –y lo destaca más cuando habla de revistas- que “los epígrafes deben ir siempre fuera de las fotos: arriba, abajo o a un costado, pero afuera (sic)” (Santarsiero: 2006, pg 122)
En Perfil la fuente o tipografía que se utiliza para los epígrafes es Franklin Gothic Demi May./Min. Cuerpo 8 (Perfil: 1998, pg 256)
Otras consideraciones
Dentro de su simple estructura, el epígrafe defiende sus derechos y exige ciertas condiciones para cumplir dignamente sus objetivos.
“En primer lugar, el breve texto tiene por misión capital explicar el significado de la foto, su contenido, aunque la iconografía aparente explicarse por sí misma.
“Luego, el epígrafe señala y complementa aquella que la sola exhibición de la foto no alcanza a manifestar. Se puede ver a una persona que expresa una gran carcajada, pero no se sabrá la razón si el epígrafe no lo aclara. En otros casos, un detalle pasaría inadvertido si no es apuntado en la leyenda resumida”. (Domínguez, T: 1990. El epígrafe, un “enemigo chico”, pg 130)
De lo dicho se desprende que “el epígrafe es una necesidad, no una redundancia”. Si el registro gráfico muestra al presidente o presidenta de la Nación, ubicado dentro de una nota donde aparece su nombre o es aludido en el cuerpo de la noticia, el epígrafe puede ser omitido porque su inserción es redundante. Pero si el gesto del presidente o la presidenta es “producto de una reacción determinada, el epígrafe debe explicar esta situación; de otro forma generaría una incógnita “.
El epígrafe no debe ser subestimado. Suele ser lo más leído luego del título. “… una subestimación en cualquier milímetro cuadrado de un diario puede resultar gravosa cuando los subestimados suman medio millón de lectores” (Dominguez)

B- FOTO EPIGRAFE
Hasta aquí lo que hemos hablado de epígrafe se refiere a un texto integrado a una foto, conformando con la imagen el paratexto (el soporte no escrito de la nota). En otras palabras, la foto con su epígrafe requiere a la par necesariamente de un texto periodístico: noticia, crónica, nota, etc
Pero también se puede dar lo que denomina “foto-epígrafe”. Es como un subgénero periodístico. Va la foto, acompañada por un epígrafe que contextualiza todo el hecho (porque foto y epígrafe están libres; no acompañan ni dependen de una nota)
A veces, se trata de “epígrafes ampliados”. Y algunos diarios utilizan este recurso únicamente para acompañar fotos de tapa. Lógicamente, en este caso, el desarrollo de la información estará en las páginas interiores del diario.
A menudo no ocurre así, en determinadas secciones o en información general, puede ir una foto con su epígrafe y deben subsistir como tales, sin ser el complemento de ninguna ninguna nota, noticia, entrevista, etc. Aquí, en el caso de la “foto-espigrafe”, es necesario que el texto responda a las 5 W.
Desde luego, hemos hablado de epígrafes para textos informativos fundamentalmente pero también hay epígrafes “editorializantes” o con otro estilo para acompañar textos de opinión

Bibliografía:
– Seco, M; Andrés, O. y Ramos, G. (1999) (1) Diccionario del Español Actual. Madrid: Aguilar.
– Perfil (1998): Cómo leer el diario; Libros Perfil, Buenos Aires.
– Domínguez, T; (1990): Pragmática periodística. Editora Nieves, La Plata
– Martínez Albertos; J.L: (1983): Curso general de redacción periodística. Ed. Mitre, Barcelona
– Agencia Efe: Libro del Estilo Urgente (2011), Madrid
– Santarsiero, H.M: Producción editorial y tecnología multimedial de la información (2006). Producción Gráfica Ediciones, Buenos Aires

Luis Gregorio

Anuncios
Explore posts in the same categories: Periodismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: