Archivos para marzo 2009

MEDICA AMAMANTO A RECIEN NACIDA ABANDONADA

marzo 19, 2009

“Recién venía de darle la teta a mi hijo de cinco meses”, comentó la médica María Vanesa Montes de Oca, quien amamantó en el hospital Notti a la beba  recién nacida que fue encontrada ayer en una casa de un barrio privado de La Puntilla, en las afueras de la ciudad de Mendoza (Argentina). “Hizo succiones intensas y luego se quedó dormida”, agregó la profesional, emocionada por el episodio,que conmovió a la salas de guardia y pediatría del centro asistencial.
La beba fue llevada por la policía, apenas esta dio con la casa del barrio Huerto del Sol,de donde se avisó la presencia de un bebé solitario, que apenas tendría unas horas de haber llegado al mundo.
“Vinieron al hospital varios patrulleros, haciendo sonar  las sirenas, pensamos que había sido un accidente porque no nos habían informado nada antes”,dijo la jefa de Guardia, Olga Figueroa, sorprendida por el hecho.
“No sé … Veníamos de recibir un chico en grave estado.Hoy había mucho movimiento… Y de pronto llegan con la bebé recién nacida. Eran las 12.30 aproximadamente. El personal policial nos dice que la habían encontrado abandonada y de inmediato la atendimos. Pesaba 3,200 kilogramos y la doctora Montes de Oca la amamantó”, comentó Figueroa. Los presentes prestaron declaración ante a fiscal Claudia Ríos, de la fiscalía Maipú-Luján de Cuyo, quien concurrió al hospital.
Luego la niña quedó internadaen la sala de Neonatología,y su estado es bueno, se indicó. En la atención también participaron los médios Alejandra Benvenuto y Oscar Zaffaroni.
“Estaba desnudita pero envueltaen una manta.Había que amamantarla porque si no tal vez no habría resistido. Parece que llevaba varias horas de nacida, pueden hacer hipotermia neonatal”, expresó la doctora Montes de Oca.”Lloraba mucho, luego se calmó y se durmió”, agregó la médica, quien también destacó el trabajo del equipo de enfermeros en la emergencia.
Montes de Oca tiene 34 años y es sanjuanina. “Soy de la zona entre la Capital y departamento de Rivadavia, por donde está el shopping”, comentó. Estudió medicina en la Universidad Nacional de Cuyo,en Mendoza, y aquí se quedó.  “Ya tengo casi tanto de mendocina como de sanjuanina pero mi provincia me tira siempre”, dijo. Está casada y vive en Guaymallén. “Mi esposo es mendocino”, acotó.

El hecho de amamantar a una beba recién nacida que había sido  abandonada remitió a un caso parecido ocurrido hacediez días. En las inmediaciones del teatro Frank Romero Day, luego del acto centralde la Fiesta de la Vendimia, fue rescatada y amamantada una  beba por la policía Vanesa Farías, de 23 años.  A la niña se la llamó Candela porque ese es el nombre de la reina vendimial de este año.
El de ayer, también provocó un revuelo en el Notti y más por ser una médica la que amamantó a la beba. “El cordón umbilical había sido atado con el cordón del borceguí de un policía”, expresó Figueroa. “Pero todo salió bien… Y la beba está rebien”,comentó la doctora Figueroa.

Luis Gregorio

19 de marzo de 2009

Luis Triviño, un intelectual comprometido

marzo 10, 2009

Un intelectual comprometido socialmente fue el antropólogo y docente Luis Triviño, quien falleció la semana pasada.
Triviño fue decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y rector de las Universidad Nacional de Cuyo y de la Universidad de Congreso, entre otros cargos académicos, y cumplió una vasta actividad en sectores políticos y sociales de nuestra provincia.
A fines del año pasado presentó su libro El ateísmo a partir de las sagradas escriturasde las religiones reveladas y se lo vio activo e impecablemente lúcido pese a que arrastraba desde hace un tiempo problemas de salud.
Triviño nació el 18 de marzo de 1932 en un barrio suburbano -“o mejor un arrabal”- de la ciudad de Buenos Aires. Como el mismo escribió se trataba de un lugar “en el que predominaba la clase media baja-baja, esto es, laburante: Villa Pueyrredón, a mitad de camino entre Villa Urquiza y Villa Devoto, lejos del centro capitalino. Como la mayoría de la población porteña de esa época -agregaba- desciendo “de los barcos”, como decía Borges: español mi padre, hija de italiano y suiza mi madre”. Raspini era su apellido materno.
Fue educado en colegios religiosos y militó en la Acción Católica. Se vinculó con la Juventud Obrera Católica y militó posteriormente en la Democracia Cristiana. “Perdí la fe en torno a los 20 o 21 años; había (la palabra no es meramente descriptiva sino condenatoria) ´apostatado´”, expresa Triviño en su libro El ateísmo.
En Mendoza se instaló en 1954, donde se recibió de licenciado en ciencias políticas y sociales cuatro años más tarde. En 1969 fue profesor titular de Antropología Social y Cultural en la Universidad Nacional de Cuyo y tras la dictadura militar fue designado, el 28 de diciembre de 1983, “a cargo del despacho de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales”. Al mes siguiente fue nombrado decano normalizador y en 1986, elegido por Asamblea Universitaria el 29 de abril se desempeño, fue ungido rector de la UNCuyo, cargo en el que se desempeño hasta 1988.
En 1995 se jubiló como docente en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, y entre ese año y 1998 se desempeño como rector de la Universidad de Congreso. Desde 2007 era rector de la de la Universidad Cooperativa de General Alvear, que se encuentra en formación.
En el ámbito político fue fundador en 1954 y dirigente del Partido Demócrata Cristiano hasta 1962. Luego militó en la Unión Cívica Radical. En la UCR ocupó algunos cargos partidarios, integró la Junta de Acción Política y fue secretario de la Escuela de Formación Política en 1992. Adhirió públicamente a la candidatura presidencial Angeloz-Casella en 1989.
Ejerció activa militancia por los derechos humanos e integró la organizacaión del Festival de Rock de Amnesty Internacional en Mendoza. Fue presidente de la institución en esta provincia. Escribió varios artículos en defensa de los derechos humanos y contra la pena de muerte. También colaboró desde Mendoza con el proceso de democratización en Chile.
Fue un estudioso de la literatura y el arte y dedicó e investigó a fondo el desierto lavallino, principalmene en relación con la vida de los puesteros. En relación con esta temática y “a través de trabajos sociales compartidos” forjó una gran amistad con el padre Jorge Contreras, quien falleció el año pasado.

Luis Gregorio