Archivos para diciembre 2008

Piden reducción de retenciones del 50% para vinos argentinos de exportación

diciembre 31, 2008

El presidente de Bodegas de Argentina, Angel Vespa, solicitó una reducción de las retenciones del 50% para los vinos a granel y fraccionados que tengan como destino el mercado externo.
Así lo señaló Vespa en una nota emitida a las autoridades nacionales y provinciales que señala:
“El lunes 22 de diciembre asistimos al acto en el cual la Señora Presidenta de la Nación anunció una serie de medidas tendientes a atenuar en los diferentes sectores económicos los efectos de la crisis internacional.
“La vitivinicultura estuvo contemplada en los anuncios realizados en la reducción del 50 % de las retenciones a la exportación de uva para consumo en fresco, incluida dentro de un conjunto de otras frutas frescas. “Posteriormente, por una gestión de los Gobiernos de las Provincias Vitivinícolas se logró lo mismo para la exportación de jugo de uva concentrado o mosto.
“Nos preocupa que dos importantes productos de exportación de la cadena vitivinícola no hayan sido tenidos en cuenta en este tipo de medidas. Nos referimos a los vinos a granel y a los vinos fraccionados con destino al mercado externo.
“Promover la exportación de vinos a granel es ayudar a lograr el necesario equilibrio que se debe alcanzar en el mercado de vinos que se comercializan en el mercado interno por traslado (granel). Los precios de los vinos a granel tienen además relación con los precios de las uvas, es decir que tiene incidencia en el ingreso de productores primarios y elaboradores de vino.
Promover la exportación de vinos fraccionados también es ayudar a disminuir la oferta en el mercado de traslado de todo tipo de vinos ya que Argentina exporta vinos fraccionados de toda la gama de precios en tetra brik, bag in box y botellas. Además, es una forma de incentivar la exportación de productos con valor agregado, con mano de obra, servicios e insumos generados en el país. Sin duda será una gran ayuda ya que todos estos insumos han tenido en los últimos años incrementos en sus valores, difíciles de trasladar al precio de los productos de exportación ya que en estos mercados es prácticamente imposible aumentar precios sin tener graves consecuencias en el volumen vendido. Esto nos ha hecho perder algo de una de las características distintivas de los vinos argentinos en el mundo: su excelente relación precio / calidad.
“La vitivinicultura es una de las pocas cadenas productivas que se autoimpuso un impuesto para el desarrollo de un Plan Estratégico. Esto quiere decir que desde el sector privado estamos haciendo un gran esfuerzo a través de la Corporación Vitivinícola, pero el mismo es insuficiente, máxime en el momento actual.
“Por los motivos que hemos expuesto le solicitamos para los vinos a granel y para los vinos fraccionados, el mismo tratamiento que han tenido las uvas de mesa y los mostos, es decir una reducción del 50 % de las retenciones para los productos destinados al mercado externo.
Confiamos en que la razonabilidad de nuestra solicitud sea atendida
La aludamos muy atentamente.Ángel Vespa
Presidente”

L.G. 30.12.08

Fallo a favor de comunidades huarpes

diciembre 28, 2008

La Suprema Corte de Justicia de la provincia falló a favor de las comunidades huarpes milcallac. Con esta sentencia, el máximo Tribunal rechazó el recurso de inconstitucional presentado por Fiscalía de Estado en 2001 y, de esta manera, dejó vigente la ley 6.920, la cual ordena que se restituya al pueblo indígena que habita el desierto lavallino más de 780 mil hectáreas.

Así, tras diez años de lucha incansable, los huarpes volverán a ser dueños de los terrenos que les quitaron luego de la conquista. Por eso, la noticia fue un verdadero triunfo para sus integrantes. Diego Barros, presidente de la comunidad huarpe de Asunción señaló que se trata de un paso gigante que les permitirá ir solucionando otros problemas que hay detrás, como la falta de vivienda, trabajo y agua.

La necesidad de pelear por sus derechos se remonta al año 1998. En ese momento, las once comunidades indígenas comenzaron a organizarse para obtener su personería jurídica. Un año después lograron introducir un proyecto de ley en la Legislatura para recuperar sus tierras.

Finalmente, la normativa 6.920 fue aprobada en octubre de 2001. En ella se declara de utilidad pública y sujeto a expropiación los terrenos ubicados en Lavalle para que sean transferidos en forma de propiedad comunitaria a los huarpes.

Lo cierto es que a las pocas semanas de sancionarse la disposición, el fiscal de Estado, Pedro Sin, presentó ante la Suprema Corte de Justicia de Mendoza un recurso de inconstitucionalidad, alegando que la ley afectaba el derecho de propiedad.

A partir de ahí empezó un largo proceso judicial que terminó ayer con la sentencia del máximo Tribunal.

“Esto significa que la ley 6.920 es constitucional y hay que aplicarla, ya que con la acción que presentó Fiscalía de Estado quedó suspendida. Ahora, el Poder Ejecutivo debe hacer las expropiaciones correspondientes para entregar más de 780 mil hectáreas a las once comunidades huarpes involucradas”, indicó Ricardo Croche, coordinador del Programa de Acompañamiento de Comunidades Indígenas, que depende del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

Apenas se conoció la resolución, los teléfonos no pararon de sonar. “Esta Navidad va a ser muy especial. Hoy (por ayer) hemos estado comunicando el fallo a toda la gente del campo lavallino”, contó Croche, quien también es miembro del equipo Nacional de la Pastoral Aborigen.

Por su lado, Barros agregó que “es una alegría enorme. Esto significa terminar con los graves inconvenientes de usurpación que sufrimos desde hace años. La comunidad va tener lugar para criar a sus animales y desarrollar todas sus actividades”. / V Di Bari
(publicado en el diario Los Andes, Mendoza, 24.12.2008)

“Los sabores están vinculados a los saberes”

diciembre 4, 2008

“La relación del capital social con el vitivinícola tiene mucho que ver. Culturalmente somos deudores de la gente que está en esta actividad”, expresó  la antropóloga Josefina S. Dartiguelongue, en la conferencia inaugural de un foro en la Enoteca.
Señaló que la vitivinicultura es una “actividad muy  vinculada a la tierra, a la agricultura y al mundo de los sabores”. Y los sabores están totalmente vinculados a los saberes -sostuvo- porque son dos palabras que tienen la misma raíz latina, y que en definitiva es saborear
“Y este mundo está en los vinos frutados, en los perfumes, en las fragancias, en los arroblados que nos abren la mente y el espíritu y la experiencia corporal a todo lo demás”, añadió.
Dartiguelongue abrió el foro “El capital social en el proceso de cambio en la vitivinicultura argentina”, que se realizó en la Enoteca de Mendoza, organizado por la Corporación Vitivinicola Argentina (Coviar), y cautivó al público, conformado por empresarios, funcionarios, sindicalistas, que siguieron con gran atención su discurso.
Instalada hablando en el medio de la sala,  Dartiguelongue al referirse al capital social, un concepto que se supone superador al de recurso humano, señaló que el gran desafío en estos tiempos es reconocer en el plano laboral que “no hay riqueza ni estructura ni tecnología más valiosa que con aquellas personas con las que se vincula, con la que se trabaja;  con la que no sólo se comparte tiempo sino sueños, pasiones y esperanza”
“Por eso -agregó- el capital social pone mucho énfasis en valorar al otro no desde el prejuicio,  la medida del talento,  sino sabiendo que todo ser por el sólo hecho de existir es, vale e importa”
“La triada antropológica -insistió-  es no ver al otro en la medida de la conveniencia y de la funcionalidad.  Toda persona tiene -sostuvo- la posibilidad de crecimiento, aporte, creatividad, aún de aquellos que por frustraciones, inhibiciones  y por historias muy desgraciadas no tengan la forma de hacerlo de modo espontáneo”.
“Es bueno preguntarse en dónde y con quiénes uno se siente en real confianza, con quienes  y en qué lugares  físicos se  está más allá de los temores, de los cuidados de las reservas del miedo a las consecuencias de lo dicho. Esto que se menciona rápidamente es una tarea casi epopéyica  y que lleva la vida entera”, expresó la antropóloga y filósofa, luego, en la entrevista.
“Las relaciones sociales están muy teñidas de desconfianza,  muy frustradas por expectativas no cumplidas. Y además hay una enfermedad muy extendida que es la soledad en compañía. Esta especie de ensimismamiento y encerrona porque hay un vínculo de no garantía de que la exposición de lo que yo soy no sea lastimada, herida o devaluada”
“Para que haya productividad, precio justo, debe existir la real experiencia de la confianza entre el uno y otro. El capital social se basa en un vínculo ético muy fuerte, que es la generación de confianza”, dijo.

Luis Gregorio