Archivo para julio 2008

EL IMPACTO DE LA INMIGRACIÓN

julio 28, 2008

PARIS. Aunque conocido, igual impacta al que llega por pimera vez a España y Francia el fenómeno de la inmigración. Sobre todo en las principales capitales. En Barcelona el choque es menor, crece enorme en Madrid y es más fuerte aún en París. Son ciudades donde por momentos parece que la cantidad de inmigrantes asiáticos, africanos o sudamericanos es mayor que la población “originaria˝ (vaya palabrita y sus connotaciones). Muchos de ellos son tan europeos como que el que más: descendientes de marroquíes o argelinos, por ejemplo, nacidos en España o Francia, que se exhiben en ocasiones más nacionalistas que los aborígenes (¡cómo cambia el sentido de las palabras de un continente a otro!). El factor inmigratorio está presente en forma permanente, no solo en aquellas ciudades, sino también en el resto de las principales localidades de España y Francia, al igual que en Italia, en Londres o en Alemania.

Está vigente, a la par, el rechazo al inmigrante, más aún en tiempos de aumento del desempleo en Europa. Le adjudican al sudaca, africano o europeo oriental ser el culpable de la disminución de la mano de obra.

En Nápoles, esta semana fue patético ver las imágenes de dos mujeres oriundas de Europa Oriental, de origen gitano, muertas en la playa. Se habían ahogado y los cadáveres rescatados seguían en la arena, mientras el resto de los veraneantes comía sus bocadillos o disfrutaba del mar como si nada.

En España, son dramáticas ,asimismo, las imágenes de inmigrantes africanos “ilegales˝ hacinados en las pateras, precarias embarcaciones con las que cruzan el Mediterráneo. La semana anterior llegaron sin vida a la costa española una docena de integrantes de estas balsas, entre ellos niños. Algunos de estos hombres son destino irremediable de náufragos son arrojados al mar al morir en una barca, que seguramente controla algún traficante.

La inmigración es cuestión de estado y se refleja en algunos débiles debates veraniegos que incluyen el tema económico pero también el social y educativo. Pero las medidas que adoptan los gobiernos para evitar el ingreso de “ilegales” producen ciertos escalofríos pese a la alta temperatura estival: tienen por finalidad sólo la expulsión.

En Francia, el presidente Sarkozy ha pretendido dar un paso adelante en tratando de conformar la Unión por el Mediterráneo. Para ello reunió a los jefes de Estado de todos los países que bordean el mar con el fin de organizar acuerdos políticos y comerciales que también aborden la cuestión inmigratoria. Muchos descreen del intento porque antecedentes, como uno firmado en Barcelona años atrás, en poco contribuyeron a la “unión˝.

La inmigración está asociada a la “inseguridad˝ y en ella se pueden poner en la misma bolsa a los “ilegales” y supuestos terroristas. Esto se traduce en xenofobia e intolerancia. Y se aprecia en gran medida en un París, qu, mientras derrocha todo su encanto e historia, se acerca cada vez más a parecer una ciudad “blindada˝. Los interminables vallados de les Champs Elysées, que permanecieron tras la fiesta nacional y que se extienden a numerosos lugares públicos; el rigor en el control de accesos a museos o edificios emblemáticos son señales de este sistema “defensivo”. Se pudo observar operativos rigurosos por un acto de veteranos de guerra, el control sobre una manifestación en una casa de Adidas (a la que se escrachaba para denostar igualmente a los Juegos Olímpios de Pekín) o por un bolso abandonado en la estación de trenes parisina de Austerlitz como demostraciones de que las autoridades no quieren ningún riesgo. “Se anunciaba un 14 de julio explosivo˝, dijo el presidente Sarkozy a Le Monde en alusión a las medidas adoptadas para la fecha nacional y el gran despliegue del que hizo gala el gobierno francés.

Pero algo más fuerte que el simple rechazo tiene que estar pasando por la cabeza de los europeos. Aunque es un tema complejo, la cuestión inmigración y el destino de muchos inmigrantes comienza a golpear. Por algo -esto es totalmente arbitrario- , una de las obras más contempladas en el Museo del Louvre es la Balsa  de Medusa de Géricault, de 1816, con la impactante imagen de náufragos desesperados, entre ellos negros.

Luis Gregorio, 18 de julio de 2008

Anuncios

TOUR DE FRANCE, PEKIN Y DOPAJE

julio 21, 2008

NARBONNE, Francia. Narbonne es una ciudad del Mediodía francés, en parte conocida por la catedral de Sant Just et Saint Pasteur, del siglo XIII, de estilo gótico. También por ser conexión ferroviaria con la frontera española. Días atrás, alcanzó interés mediático a raíz de que recobró ser sede de etapa-no lo era desde 2003- del célebre Tour de France. Y porque poco después de iniciarse el 12 do. parcial, entre Lavenet y esa ciudad, un equipo se retiró tras la denuncia de dopaje del italiano Riccardo Ricco, que había sido vencedor de dos etapas y el año pasado fue segundo el Giro de Italia. Ricco inclusive quedó detenido por la policía y resultó abucheado por el público.

Según dicen en Narbonne, mucho esfuerzo se había hecho en esta ciudad con el fin de volver a ser sede de una etapa para que un caso de doping -que no era el primero en el tour- opacara el parcial. Ahora, inclusive, los comerciantes protestan porque la competencia no les dejó los euros que esperaban pese a la gente que movilizó la competencia.Esto puede obedecer a la crisis económica que padecen muchos europeos pero también a que los seguidores del tour son esos: fieles simpatizantes de una competencia que se alinean en las rutas para alentar a los heroicos pedalistas, más allá de especulaciones, promociones y aún de repercusiones por casos de doping.

A Ricco le dio positivo un análisis de EPO, una hormona que ayuda a la producción de glóbulos rojos, después de una prueba contra reloj en Cholet. Integraba un equipo español, cuyo director decidió retirar a los demás miembros de su equipo. A Ricco le podría corresponder un año de prisión de prosperar la acción judicial iniciada por las autoridades francesas.

El caso de dopaje no dejó de ser un escándolo por el prestigio del corredor y porque los casos de doping siguen ensombreciendo el Tour de France y otras disciplinas deportivas. No sólo la prensa deportiva se encarga del tema sino que la cuestión también inquieta a intelectuales. Días antes, el filósofo alemán Peter Sloterdijk, quien simpatiza con el ciclismo y a los 60 años hizo en bicicleta el mítico recorrido de la carrera hasta el monte Ventoux (donde en 1967 muriera el campeón Tom Simpson a causa de la deshidratación y el consumo excesivo de anfetaminas), se había referido al problema de las drogas en la alta competencia. En una entrevista de Courrier International, Sloterdijk, autor de Crítica de la razón cinica, predijo que los Juegos Olímpicos de Pekín serán “el más grande encuentro de dopados de la historia de la humanidad˝.

Luis Gregorio, 20 de julio de 2008

GOYA Y EL COLOSO, SUPERSTARS

julio 15, 2008

MADRID. Los visitantes preguntan a las celosas “funcionarias˝ y ellas -a veces con desdén, otras más dispuestas-responden. “Está en la zona del subsuelo˝, contestan generalmente en inglés a los turistas de medio mundo que llegan al Museo del Prado.

Si bien la atracción es, sin dudas, el museo todo, las consultas están referidas a las obras del genial Francisco de Goya. Y más precisamente a la pintura El Coloso, a raíz de la curiosidad que despierta el conocerse recientemente que, al parecer, el maestro no lo dibujó

La obra está en uno de los sectores la planta baja del edificio Villanueva del Museo del Prado, entre las “pinturas negras˝ del genio aragonés. Son obras de ambiente tenebroso y gran expresividad. “Ningún encargo, ninguna obligación tuvo Goya a la hora de pintarlas, lo hizo por gusto: una reflexión plástica sobre la condición de los hombres y del mundo˝, señala una guía de la sala escrita por Valeriano Bozal.

El Coloso, pese a las versiones, sigue allí y sobresale aunque su porte sea pequeño en comparación con otras obras de Goya. La gente se agrupa  para verlo pero también lo hace sobre otros trabajos, maravillada por la calidad del artista.

En relación con El Coloso se informó el mes pasado que no es de Goya, tras estudios que han realizado investigadores y restauradores del propio museo. En la pintura se ve un gigante que se levanta mientras la gente y los animales huyen entre nubes en distintas direcciones. Es una imagen dramática que representa el horror de la guerra.

El texto que acompaña a la pintura, colocado en el costado, nada dice -aún- sobre el cuestionamiento de la autoría. El cuadro es una de las obras más inquietantes de su autor, Goya, sostiene el escrito. “Se ha querido ver en él una premonición de la guerra, de grandes desastres o espantosas catástrofes. Así como una alusión específica a la guerra de la independencia española a los franceses˝, agrega en relación a los luchas del siglo XIX contra Napoleón.

La información del Museo del Prado, al anunciar sobre la investigación sobre el cuadro en cuestión, indica que en un primer momento, el pintor había colocado a El Coloso de frente, para luego hacerlo de costado. Las investigaciones se realizaron con rayos X y esa posición previa es uno de los elementos en que se basan los investigadores para decir que la obra no es de Goya. Las supuestas posiciones de El Coloso hacen pensar una indecisión por parte del artista que, se asegura, nunca la tuvo. “Siempre pintaba de una sola vez˝, dicen los expertos. También se indica que el brazo de El Coloso está escasamente definido lo que resulta raro si se tiene en cuenta la expresividad de Goya y su conocimiento de la anatomía humana. El entorno aparece difuso y Goya se recreaba en los detalles, se esgrime a la par. Unas iniciales A.J. que aparecen en el cuadro hacen pensar que El Coloso fue pintado por Asencio Juliá, un discípulo del aragonés.

De cualquier forma, la polémica está dada y hay especialistas que se resisten a creer que una obra tan emblemática pueda corresponder a un artista desconocido. Se indica, a su vez, que Goya tuvo unos 150 trabajos que no tienen documentación clara a raíz de la vida turbulenta del genio, su sordera, ceguera y enfermedad mental. Fue un artista que acabó pintando en las paredes de su dormitorio luego de haber trabajado para la Corona.

El interés por Goya en el Museo del Prado y  otras muestras existentes en Madrid  se acrecienta ahora con la noticia de que tres dibujos del artista, que se presumían perdidos por 130 años, se vendieron en una subasta en Londres por unos ocho millones de dólares. La casa Cristie´s indicó que la última vez que esos dibujos se subastaron fue en París, en 1877, y que se creyeron perdidos hasta que un coleccionista suizo se contactó con la firma rematadora.

Mientras tanto, El Coloso y Goya reviven en el Prado ante los ojos mirones de todas las latitudes, a muchos de los cuales poco le interesa la autenticidad o no de una pintura pero quedan subyugados por las obras y el esplendor de su entorno.

Luis Gregorio

10 de julio de 2008

EN ESPAÑA, NO TODOS FESTEJAN IGUAL

julio 3, 2008

BARCELONA. La Iglesia de la Sagrada Familia, desde la terraza de los fondos de la avenida Meridiana, es un extraño mecano iluminado con todas las grúas y elementos de la construcción que sobresalen pero que no pueden con la estética de Gaudí.

España se calma del ruido por el triunfo en la Eurocopa -los petardos ya anoche se acallaron- y los españoles (o una gran parte de ellos) vuelven a sus preocupaciones por la falta de trabajo, causa de la crisis económica que les cuesta aceptar. Con el paro crece el rechazo a los inmigrantes, mezclados con los turistas en el metro o la plaza Catalunya, atestada de público, una ancha y calurosa Babel.

Con la victoria por la Eurocopa -un Mundial sin la Argentina y Brasil, bromeó como exageración alguno en Buenos Aires- reaparecieron los violentos de siempre y, sin límite de latitudes rompieron vidrieras, quebraron semáforos y hostigaron a transeuntes.

Barcelona no se salvó de algún exceso, si bien la mayoría de los catalanes no se dejó llevar del todo por la fiebre españolista y prefirió festejar, tronar bocinas y beber mucha cerveza con menos pasión que el resto de los habitantes de esta pate de Europa. Sólo algunos protagonizaron desbordes. Pero se vieron muy pocas banderas de España agitarse desde los automóviles o colgadas en algún balcón. Desde luego, la “senyera”, el emblema catalán, no iba a confundirse. En lo futbolístico prefieron hablar de que la selección jugó como el Barcelona y destacaron a jugadores como Xavi, Iniesta , Puyol o Capdevila, que juegan en el equipo “blaugrana˝ Los catalanes esperan ahora, seguro, algún triunfo importante del Barça para festejar a lo grande y como una suerte de desquite.  Salvando las distancias y muy forzadamente -como a otro nivel- es como la borrachera de los inmigrantes por el triunfo. De un país que está dentro y fuera a la vez.

Luis Gregorio

02.07.08